El Derecho Mexica

Héctor Paúl Ayala Valadez

Cód. 212231032

Licenciatura en Historia

Seminario sobre los Mexicas

El Derecho Mexica

Turno vespertino

2012-A

EL DERECHO MEXICA

¿Cómo era el derecho en la cultura mexica?

Abstrac

No existe hombre que viva fuera de la ley, ni ley que exista fuera del hombre. Desde su aparición sobre la tierra el humano ha creado distintas formas de regir su conducta tanto personal como en lo común, tratando de tener un plena convivencia con sus semejantes. Las culturas antiguas son la base de estas normas. El Impero Mexica no es la excepción, por el contrario, cuando los conquistadores llegaron a México no trajeron la civilización, pues ya la había y en ella las diferentes normas que regían al pueblo Mexica. En este texto encontraremos brevemente la descripción de algunos puntos del derecho Mexica como lo son, el derecho público, familiar y penal, con base principalmente en códices y crónicas, tratando de responder lo mejor posible la pregunta ¿Cómo era el derecho en la cultura Mexica?

Introducción.

Tratándose de culturas en vías de transformar su escritura pictográfica en fonética, no es sorprendente encontrarnos códigos que nos informen sobre su derecho como lo es el código de Hammurabi (uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado y de los únicos ejemplares mejor conservados de este tipo de documento creados en la antigua Mesopotamia y en breves términos se basa en la aplicación de la ley del Talión a casos concretos[1]). Sin embargo en el holocausto del Imperio Mexica, pareciera que se presenta un modelo codificador, pero solo para uso de los jueces y no para la orientación del pueblo. Una explicación es que las leyes era manifestadas en costumbres ligadas a la religión, “tan conocidas por todos que no había necesidad de escribirlas”.[2]

Fuentes que nos brindan información acerca de este derecho son los códices y obras de algunos indígenas entre los que sobresalen:

El Códice de Mendocino[3], realizado por indígenas donde brindan datos desde 1325, sobre los tributos, derecho procesal, penal y una detallada biografía de Moctezuma II. Las obras de historiadores como Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, Juan Bautista Pomar, entre otros. Las descripciones hechas por los españoles de las primeras generaciones: conquistadores, funcionarios o personas ligadas a la iglesia. “Desgraciadamente ni los indígenas ni los frailes eran juristas, y a menudo sus descripciones sobre el derecho indígena se fijan solo en ciertos aspectos pintorescos.”[4]

El Derecho Público

El mayor esplendor del imperio mexica, abarcó territorialmente del océano pacifico al atlántico y lo que corresponde actualmente a los estados de Oaxaca a Yucatán (sin embargo no pudo conquistar a los habitantes de Tlaxcala y Huejotzingo así como a los Tarascos por su constante crecimiento), formó parte de la Triple Alianza, tan importante para este imperio que en constantes ocasiones el emperador mexica podía decidir sobre quién sería el próximo gobernante de las naciones aliadas. No hubo hegemonía en las leyes del imperio pues lo importante era no quitarles a los pueblos subordinados su propia forma de gobierno, sino que  el tributo llegara de la forma convenida[5].

Los mexicas salieron de Aztlán[6], tenían una cultura superior a la chichimeca y prueba de ello es su organización social en clanes. Estos clanes llamados calpulli, eran grupos de familias emparentadas, para cuando llegaron al altiplano central tenían no solo una cultura superior en la agricultura, sino también en la religión, además de que vestían con tejidos.

Durante la peregrinación existieron alrededor de 80 calpultin[7], (plural de calpulli) de forma patrilineal y patrilocal, con tradiciones propias sobre su religión, antepasados comunes, la costumbre de casarse dentro del mismo calpulli, y por los general dedicados a la misma profesión.[8] El líder de cada calpulli, llamado calpullec[9], era elegido por los miembros del calpulli, sin embargo al llegar Moctezuma II a ser Huey Tlatoani, se convirtió en hereditaria la función del calpullec.

Un Huey Tlatoani no era elegido, se asumía el cargo por sucesión hereditaria familiar, esto quiere decir que el sucesor de un tlatoani debería ser su vástago[10].

En ese entonces, Tenochtitlán fue una ciudad bella, urbanizada y capaz de resistir fuertes ataques gracias a los puentes en sus tres avenidas de acceso, con sus 35 palacios, templos, el mercado de Texcoco y sus casas blancas para sus 250,000 habitantes.

En la Triple Alianza dirigió un imperio de 400 ciudades, organizadas en 50 pequeños estados, alrededor del Valle de México. Estos elementos autónomos dentro del Imperio mexica, tenían sus propios reyes hereditarios, aunque no siempre regidos por un sistema de primogenitura. Debido a la Tripe Alianza, dentro de este imperio hubo varias culturas y lenguas, pero el náhuatl era la “lingua franca”[11]

El Derecho de Familia

En la sociedad Azteca, la familia estaba formada primero por el matrimonio en el cual el varón sólo podía tener una esposa, que era la legítima y era llamada Cihuatlantli, con quien se casaba con el ritual correspondiente, pero podía tener tantas concubinas como pudiera sostener pero estas realizaban el ritual matrimonial. La edad ordinaria para contraer matrimonio era entre los 20 y los 22 años más o menos. Existió una costumbre que nos recuerda el Levirato hebreo, era la de casarse con la viuda del hermano[12]. El matrimonio era un acto meramente formal, siendo estos bajo condición resolutoria[13] o por tiempo indefinido, aunque también existió el rapto y la venta.

El hijo pasaba por consagraciones donde el agua juagaba un papel muy importante, que los conquistadores comparaban con el bautismo cristiano[14].

En sucesiones, la línea masculina era la importante excluyendo a las mujeres. La vía legítima solo se modificaba por el cuius[15].

Derecho Penal Mexica.

El derecho penal fue muy sangriento y por lo sensacionalista, la rama del derecho mejor tratada por los historiadores. La pena de muerte existió para los delitos de asesinato, traición, aborto, incesto, violación, robo con fractura y adulterio, siendo su ejecución muy pintoresca y cruel[16]. Las más utilizadas fueron: Hoguera, ahorcamiento, ahogamiento, lapidación[17], azotes, muerte por golpes de palos, degollamiento, empalamiento y desgarre del cuerpo[18]. En ocasiones se combinó con la confiscación. Algunas penas no capitales fueron: esclavitud, mutilación, destierro definitivo o temporal, pérdida de ciertos empleos, destrucción de casa o encarcelamiento en prisiones, siendo estos últimos lugares de lenta y miserable eliminación[19].

Es curioso que el hecho de ser noble, en lugar de dar acceso a un régimen privilegiado, fue circunstancia agravante: el noble debía dar ejemplo[20].

El homicidio se castigaba con la pena de muerte, salvo que la viuda abogara por la esclavitud. El hecho de que el homicida hubiera encontrado a la víctima en flagrante delito de adulterio con su esposa no constituía una circunstancia atenuante. Las riñas y lesiones solo daban lugar a indemnizaciones. La sanción por robo fue muy dura, esto se observa en muchos derechos primitivos, esto debido a la pobreza y que el agrícola, decía sentir que todas sus propiedades eran fruto de su ardua labor[21].

Entre los delitos figuró la embriaguez pública (dentro de casa era permitido), con excepción de ciertas fiestas, por parte de ancianos. Los nobles que se embriagaban en circunstancias agravantes, incluso se exponían a la pena capital. Una represión tan drástica sugiere la presencia de fuertes tendencias, consideradas anti-sociales.

Es de notarse que entre los mexicas el derecho penal fue el primero se trasladó de la costumbre al derecho escrito[22].

BIBLIOGRAFIA GENERAL

A. Bandelier. On the social organization and mode of government of Mexicans, Cambridge, 1879.

Castañeda De la Paz María. Tira de la peregrinación y ascendencia Chichimeca de los Tenochca, La, Journal de la société des americaniste. Num. 85.

D.J. Marín, Causas Civiles y Criminales en los Tribunales del Valle de México UNAM 2008.

F. Flores García. Administración de justicia en los pueblos aborígenes de Anáhuac, La México 1965.

Floris Margadant, Guillermo  Introducción a la historia del derecho mexicano editorial Esfinge edición 2010 México D.F.

Fray Jerónimo de Mendieta, Historia Eclesiástica Indiana, México 1945 vol. 1.

Fray Juan de Torquemada, Los Veinte ivn Libros Rituales i Monarchia Indiana.

J. Köhler, El Derecho de los Aztecas, Revista de Derecho Notarial Mexicano, vol. III, núm. 9. Dic. 1959.

J. Manuel Villalpando, Historia de México a través de sus Gobernantes, Edit. Planeta reimpresión 2009.

Pimentel diccionario Latín-Español, reimpresión 2010.

Román, José Luis. Introducción al Estudio del Derecho edit. UNEDL 2010 Guadalajara.


[1] Introducción al Estudio del Derecho Roman, José Luis. edt. UNEDL 2010 Guadalajara

[2] Introducción a la historia del derecho mexicano Floris Margadant, Guillermo  editorial Esfinge edición 2010 pág. 23, México D.F.

[3] Actualmente se encuentra en Oxford

[4] Floris Margadant, Guillermo  op, cit.  Pág. 24

[5] Roman, José Luis. op, cit.  Pág. 56

[6]La Tira de la peregrinación y ascendencia Chichimeca de los Tenochca, Castañeda De la Paz María, Journal de la société des americaniste. Num. 85

[7] A. Bandelier, On the social organization and mode of government of mexicans, Cambridge, 1879.

[8] Ibidem.

[9] Ibidem.

[10] J. Manuel Villanpando, Historia de México a través de sus Gobernantes, Edit. Planeta reimpresión 2009

[11] J. Kohler, El Derecho de los Aztecas, Revista de Derecho Notarial Mexicano, vol III, num. 9. Dic. 1959

[12] Fray Jerónimo de Mendieta, Historia eclesiástica indiana, reimpresión de 1945.

[13] O sea hasta que naciera el primer hijo, entonces podían decidir si seguir con el matrimonio y si el esposo no quería ahí tenia fin el matrimonio.

[14] Fray Juan de Torquemada, Los Veinte ivn Libros Rituales i Monarchia Indiana

[15] Constante o defunción, diccionario Latín-Español, Pimentel reimpresión 2010

[16] D.J. Marín, Causas Civiles y Criminales en los Tribunales del Valle de México UNAM 2008

[17] El texto original lo marca como apedreamiento, por mejor fonética cambié a Lapidación

[18]Floris Margadant, Guillermo  op, cit. P. 34.

[19] Fray Jerónimo de Mendieta, Historia Eclesiástica Indiana, México 1945 vol. 1 pág. 138

[20] Ibidem

[21] Floris Margadant, Guillermo  op, cit. P. 34.

[22] La administración de justicia en los pueblos aborígenes de Anáhuac F. Flores García. México 1965

Acerca de Héctor Valadez
Estudiante de Historia que ya estudió Derecho, Filosofía y Psicología. Profesor de Geografía, Historia y Formación cívica y ética en el Centro Educativo Juan Sebastián Bach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: