La Historia de Roma Primera década de Tito Livio

Tito Livio nació en Padua entre el 64 y 59 a. C. y murió en Roma en 17 d. C. No es mucho lo que se sabe de su vida, quizás por no pertenecer a la aristocracia, pero sí, a la clase media pudiente. De su estada en Roma se lo considera allegado o familiar del general Drusa, héroe en Germania, del que fue profesor de sus hijos, de los cuales uno de ellos será el futuro emperador Claudio. Por otra parte, mantenía muy buenas relaciones con la familia del emperador Augusto e integraba el círculo cortesano de intelectuales con que se había rodeado. Se destaca la consideración del emperador a pesar que Livio había sido enemigo de Julio César junto a Cicerón. La obra comenzó a ser escrita en edad bastante adulta (para la época) a los 30 años  y continuaba escribiéndola hasta su muerte en el 17 d. C.

Su redacción había llegado hasta el año 9 d. C. el contenido de la obra es una narración de los acontecimientos desde la fundación de la urbe que resultó ser una epopeya nacional y respondía a los ideales romanos de virtus; ratio y fides. Lo más destacable de la historia son los discursos que pone en boca de sus protagonistas, muy retóricos y brillantes, donde se evidencia la influencia de Cicerón, por medio de los cuales el autor vuelca sus explicaciones de los hechos con los que trasmite su posición, que siempre será justificativa y elogiosa para Roma destacando las virtudes de ese pueblo. La obra contiene mucho de leyendas y realidades acomodadas para una Roma siempre victoriosa.

A medida que se iba conociendo, la historia resultaba un buen respaldo a la política interna del emperador que trataba de imponer la vuelta a las costumbres austeras de la antigua Roma. Si bien la obra comienza con la fundación, sus reyes e instituciones y triunfos, la mayor parte la toman las guerras púnicas, principalmente la segunda, y destacan, siguiendo a Livio, la participación de los Escipiones de la gens Cornelia. Es el clan familiar dominante por un par de generaciones de la política romana y serán muy odiados por otras familias dirigentes. Sus miembros se mencionan desde las primeras figuras destacadas, pasando por los muertos en los campos de batallas hasta los dos africanos: Publio Cornelio Escipión, el Africano, vencedor de Anibal en Zama en el 202 a. C. dando fin a la segunda guerra púnica y Publio Cornelio Escipión Emiliano, destructor de Cartago en el 146 a. C. llamado el Segundo Africano (o Africano menor) en la tercera y última de estas guerras. La crítica historiográfica coincide que desde el punto de vista del tratamiento de la historia Tito Livio queda muy lejos como historiador de otros de la talla de Polibio, Salustro y otros en cuanto a metodología y objetividad. Las fuentes no fueron en su mayoría originales y cada tema fue tomado de un único autor y éste, siempre romano. Sin embargo, su estilo literario y calidad retórica, hace a la obra muy atractiva. A modo de final, en el texto encanta leer la intervención de las mujeres sabinas raptadas a ese pueblo por los latinos de Rómulo, en pleno campo de batalla por el rescate. Se siente un goce como el de la ilusión de los pueblos antiguos con sus leyendas.

Acerca de Héctor Valadez
Estudiante de Historia que ya estudió Derecho, Filosofía y Psicología. Profesor de Geografía, Historia y Formación cívica y ética en el Centro Educativo Juan Sebastián Bach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: