La definición de tutela, distinguiendo la tutela testamentaria, la legitima y la dativa.

UNIDA V

La definición de tutela, distinguiendo la tutela testamentaria, la legitima y la dativa.

 

Concepto . Institución jurídica cuyo fin era suplir la falta de capacidad de ejercicio pleno en la personas sui iuris. Servio la definió como “la tutela es un poder dado y permitido por el derecho civil sobre una cabeza libre, para proteger a quien, a causa de su edad, no puede defenderse por si mismo.

Se admitió desde un  principio una edad fija: 12 Años para las mujeres, como limite de la impubertad y para los varones, los sabianos sostenían la antigua regla que hacia depender la pubertad de un  examen físico (inspectio corporis), mientras que los proculeyanos habían propuesto un limite invariable: 14 años.

Al impúber bajo tutela se le llamó pupilo y al titular de la tutela, tutor.  Nacía la tutela siempre que un acto cualquiera hacia sui iuris a un impúber; normalmente, es la muerte del paterfamilias o la emancipación del hijo impúber.

Tipos de tutela : atendiendo a la manera de designar al tutor, la tutela se clasifica en :

TESTAMENTARIA: El pater disponía tutores a sus hijos impúberes mediante testamento.

LEGITIMA: A falta de disposición testamentaria, el pretor le nombra un tutor, siendo el pariente más próximo. Entonces a falta de tutor testamentario, se abre la legitima de los agnados. La Ley de las XII tablas llamó como tutor al agnado más cercano, y habiendo varios en el grado, todos eran tutores.

DATIVA : también conocida como magistratual, otorgada por lo pretores(República), (imperio) y bajo el reinado de Marco Aurelio mediante magistrado especial .

Durante mucho tiempo si no había tutor testamentario ni legitimo, el impúber quedaba sin él. A partir de la Lex Atilia da derecho a nombrar tutores al pretor urbano, asistido por los tribunos de la plebe. A partir de las leyes Iulia-Titia ) finales de la República y principios del Imperio), conceden el mismo poder a los gobernadores de las provincias. Este sistema fue modificado en el principado. Bajo el imperio de Claudio paso a los cónsules el derecho de nombrar tutores. Marco Aurelio creó para este cargo un pretor especial “preator tutelaris”, que más tarde compartió su competencia  con el prefecto de la villa.

Distinción de la tutela testamentaria el nombramiento hecho por el padre el hecho por la madre, y el hecho por un extraño.

Tutela Testamentaria: cuando el pater Familias hace la designación del tutor en su testamento (tutor testamentarius). El tutor así nombrado puede rechazar el cargo, el nombramiento puede recaer en un alieni iuris, un latino o un esclavo, en éste último caso se entiende que esta manumitido.

La designación del tutor testamentario, hecha por la madre u otro pariente del pupilo, fue admitida por la jurisprudencia y por la legislación imperial, para lo que se requería la confirmación magistrual, previa inquisitio sobre la idoneidad del designado.

 

El objeto de la tutela. Suplir la falta de capacidad de ejercicio pleno en personas sui iuris.

Siendo las funciones del tutor, principalmente las que tuvieran que ver con la administración de los bienes del pupilo, conservar y administrar el patrimonio del pupilo e indemnizarlo en caso de que no cumpliera, proveer la manutención y educación del pupilo.

Determinación de los individuos que deben estar sujetos a tutela, bien fuese por razones de edad o por razones de sexo.

Impúberes: hombres menores de 14 años; mujeres sujetas a tutela perpetua.

Pródigos: individuos que dilapidaban el dinero que habían recibido por herencia de su pater.

La forma como se llevaba a cabo la administración de la tutela en el derecho romano.

Las funciones principales del tutor eran las que tenían que ver con la administración de bienes del pupilo, para ello existían dos formas de actuación del tutor en los actos jurídicos relativos a la administración de los bienes del pupilo:

Actuaba mediante:

a.- Autoritas interpositio: Impúber mayor de 7 años (pupilios, pupilo) acudía al acto jurídico.

b.- Negotiorum Gestio: El menor de 7 años no puede celebrar actos jurídicos, por lo que el tutor actúa como gestor, por si mismo.

Elaboraba un inventario de los bienes del pupilo, administrando como domini loco como si fuese el propietario, debe invertir el patrimonio en inmuebles, préstamos con interés, vender cosas deteriorables y cobrar créditos a favor del pupilo.

Medidas contra actos del tutor que perjudican al pupilo:

A.- Preventivas:

1.- Prohibición de enajenar ciertos bienes (rusticos)

2.- Hacer inventario de los bienes del pupilo.

3.- Otorgar la “Cautio rem pupilli salvam fore” caución o grantía para proteger los bienes del pupilo.

B.- Represivas:

1.- Acción pública “Postulatio Pública” infamante, medio por el cual se le acusaba de crimen suspecti tutoris.

2.- Actio de “Rationibus distrahendis” penalizaba al tutor, obligando a pagar el doble de los bienes distraídos.

3.- Actio Tutelae: obliga al final de la tutela para que tutor devuelva los bienes recibidos.

Las formas de extinción de la tutela existentes en el derecho romano.

Esta podía ser de la siguiente manera:

a.- Si el pupilo era varón, por llegar a la pubertad.

b.- Por caer el pupilo o el tutor en capitis diminutio máxima o media.

c.- Por ser adrogado el pupilo.

d.- Tratándose de una pupila por caer en in manu al casarse.

e.- Muerte del pupilo.

f.- Por haber sido declarado el tutor culpable del crimen suspecti tutoris.

g.-  Por haberse aceptado la excusa del tutor para desempeñar el cargo. Termina en lo que respecta al tutor.

Tutela de mujeres

Según Gayo la “levitas animi” (animo variable) de la mujeres.

Se transforma a través de medidas legislativas.

a.- El pretor obligaba al tutor a autorizar los actos previamente realizados por la mujer.

b.- Se dio a la mujer el derecho de rechazar al tutor legtimo y escoger otro (optio tutoris).

c.- Las leges Iulia Popaea permitieron librase de la tutela por la siguientes razones:

1.- A la mujer ingenua con 3 hijos.

2.- A la mujer manumitida con 4 hijos.

d.- La lex Claudia de Tutela Milierum, abolio la tutela letima de la mujeres.

La Cúratela anunciando los diversos casos en que podía establecerse en el derecho romano.

Concepto: Institución que procura la protección de los furiosi (locos), retrazados mentales, menores de 25 años (varones), sordomudos, en cuanto a la administración de bienes o de los patrimonios vacantes, (carecen de titular)

Los individuos que se encontraban sujetos a Cúratela, (furiosi, pródigos, sordomudos, individuos por nacer, e impúberes ) .

Furoisi : Locos

Retrazados mentales.

Menores de 25 años varones.

Sordomudos.

Pródigos

Diferencias con la tutela

a.- De acuerdo a las personas sujeto a ellas.

b.- La tutela existe mientras existe el pupilo.

c.- La cúratela podía ser permanente o temporal (ad certam causam), la tutela siempre permanente.

d.- El tutor podía hacer uso de la “autoritatis interpositio”, el curador sólo actuaba mediante la “negotiorum gestio”.

Cuartela de los Pródigos:

De acuerdo con la XII tablas, eran aquellos que dilapidaban los bienes procedentes de la sucesión legitima del padre o del abuelo.

Estaban impedidos para efectuar actos jurídicos, por lo tanto de participar en el comercio.

La prodigalidad debía ser declarada por el Magistrado (interdicción)

Curatela de los menores de 25 años

En un principio carecían de protección, posteriormente se le protege contra los que abusaban de su inexperiencia:

Lex Plaetoria  (siglo II a.c.) estableció una acción pública contra quienes se aprovecharan de su inexperiencia.

Restitutio in integrum : medida pretoriana que permitía al menor la rescisión de actos que les fueran perjudiciales.

Bajo Marco Aurelio se les dotó de la facultad de hacerse nombrar un curador permanente, obligatorio en caso de litigio.

Durante  el imperio podía concedérseles en forma particular y por decreto la “Venia aetatis” exención de tener curador.

Las distintas formas de extinción de la Cúratela en Roma.

a.- Por muerte del curado.

b.- Por llegar a la mayoría de edad (hombres)

c.- Por la Venia aetatis.

Código Civil

Artículo 603.‑ La tutela es la institución de orden público e interés social, que respecto de los incapacitados, tiene por objeto la guarda de la persona y los bienes, o solamente los bienes.

Artículo 604.‑ La tutela se ejercerá en los casos siguientes:

I.              Sobre quienes no estando sujetos a patria potestad, tienen incapacidad natural o legal, o solamente la segunda para gobernarse por sí mismos;

II.             Sobre quienes estando sujetos a patria potestad:

a)             Reciban bienes, ya sea por legado o por herencia y el testador nombre un tutor con facultades exclusivas de administración, en beneficio del incapaz respecto de los bienes que comprenda la herencia olegado.

b)             Tengan intereses opuestos a quien ejerce sobre ellosla patria potestad; y

c)             En el caso de oposición de intereses entre dos o másmenores sujetos a una misma patria potestad.

Art. 605 Tienen incapacidad natural y legal:

I.- Los menores de edad y

II.- Los mayores de edad que no puedan gobernarse y obligarse por sí mismos o manifestar su voluntad por algún medio .

Art. 614 La tutela es testamentaria, legítima o dativa

Artículo 623.‑ El ascendiente que sobreviva, de los dos que en cada grado deben ejercer la patria potestad conforme a lo dispuesto en el artículo 572, tiene derecho, aunque fuere menor, de nombrar tutor en su testamento a aquéllos sobre quienes la ejerza, con inclusión del hijo póstumo.

Artículo 635.‑ Hay lugar a tutela legítima:

I.              Cuando no hay quien ejerza la patria potestad, ni tutor testamentario; y

II.             Cuando deba nombrarse tutor por causa de divorcio.

Artículo 648.‑ La tutela dativa tiene lugar:

I.              Cuando no hay tutor testamentario ni persona a quien conforme a la ley corresponda la tutela legítima;

II.             Cuando el tutor testamentario esté impedido temporalmente de ejercer su cargo y no hay ningún pariente de los designados en el artículo 636; y

III.            En los demás casos establecidos por la ley.

Artículo 761.‑ Todas las personas sujetas a tutela, ya sea testamentaria, legítima o dativa, además del tutor tendrán un curador, excepto en los casos en que la tutela sea desempeñada por una institución de beneficencia pública, descentralizada o particular; cuando el incapaz no tenga bienes o cuando se desempeñe, subsistiendo la patria potestad.

Artículo 762.‑ En todo caso en que se nombre al menor un tutor interino, se le nombrará curador con el mismo carácter, si no lo tuviere definitivo o si teniéndolo, se halla impedido.

Art. 769: El curador está obligado a :

II.- Vigilar la conducta del tutor.

DERECHO REALES EN EL DERECHO ROMANO

Los derecho reales son enumerados limitativamente por el derecho objetivo, y cada uno de ellos otorga diferentes facultades. El derecho a la propiedad, que otorga las facultades más amplias que una persona puede tener sobre las cosas, y también hay el derecho real sobre la cosa ajena (derechos reales sobre una cosa que pertenece a otro- iura in re aliena-)

Los derechos reales al facultar la conducta del titular sobre una cosa, le autorizan a actuar sobre ella en forma directa, sin que se necesite la intervención o mediación de otra persona.

A través de la distinción entre acción real y acción personal (actio rem y actio in pesronam) que el Derecho romano llego a diferenciación del derecho real y del derecho personal.

El derecho real forzosamente presupone la existencia de una cosa sobre la cual va a recaer la conducta autorizada por el titular, entendiéndose por cosa o bien –res- todo objeto del mundo exterior que puede producir alguna utilidad al hombre .

Para el derecho romano no todas las cosas podían ser susceptibles de apropiación por el particular, eran las cosas que estaban fuera del comercio (res extra comercium). Las cosas que podían ser apropiadas por los particulares eran aquellas cosas que estaban dentro del comercio  (res in comercium) .

Fuera del comercio:

Las res sacrae o sagradas – terrenos, edificios y objetos consagradas al culto.

Las res regiosae o religiosas – las que eran destinadas la culto domestico.

Las res sácate o santas – muros y puertas que estaban encomendadas a la protección divina.

Fuera del comercio por razones de derecho humano:

Las res comunes – aquellas cuyo usos común es a todos los hombres, aire, agua, mar, costas del mar.

Las res publicae – Las que pertenecen al pueblo romano consideradas como entes jurídicos como son las carreteras, los puertos, los ríos, edificios públicos, calles de la ciudad .

Las cosas in comercium se clasifican en res mancipi y res nec mancipi

Res mancipi: incluye a los terrenos y casa propiedad de los ciudadanos romanos, situadas en suelo itálico, a las servidumbres de paso o de acueducto constituidas en estos terrenos, así como los esclavos y a los animales de carga. Para su trasmisión se necesita acudir a los modos solemnes del derecho civil.

Todas las demás cosas no enumeradas con antelasación son nec mancipi . Para estos solamente eran bastaba  la transmisión.

Posteriormente se realizo una clasificación diferentes la de inmuebles y cosas muebles:

Bienes inmuebles: terrenos edificios. ( en la época imperial requería de mayores requisitos y de formas solemnes)

Bienes  muebles: son todos los demás bienes  .

Cosas corporales e incorporales:

Son corporales las cosas que pueden apreciarse con los sentidos, que son tangibles, que pueden ser tocadas.

Incorporales: Las cosas no tangibles, como un derecho una herencia.

Cosas divisibles e indivisibles:

Divisibles: Son aquellas que son detrimento de su valor pueden fraccionarse de igual naturaleza . una tela,

Indivisibles : no pueden fraccionarse sin sufrir menoscabo. Una obra de arte.

 

Cosas principales y accesorias:

Principales: aquellas cosas cuya naturaleza esta determinada por sí sola y sirven de inmediato y por ellas mismas a las necesidades del hombre. Ejemplo un terreno.

Accesorias: Aquellas cosas cuya naturaleza y existencia esta determinada por otra cosas de la cual dependen; ejemplo un árbol. Pertenecen a la categoría de las cosas accesorias los frutos que son productos de una cosa y que adquieren individualidad al separarse de la cosa principal.  (los romanos determinan productos de la tierra, de los animales, de las minas, y también se incluía los productos de las cosas como son la renta de un edificio, no se incluía como fruto el hijo de la esclava) .

Los romanos distinguen entre los frutos pendentes : Los que todavía no han sido separados de la cosa principal y pertenecen al dueño de la misma .

Los frutos separados se les denomina percepti y los cuales pueden pertenecer a otra persona que tenga algún derecho sobre la cosa, aunque no sea el propietario.

Cosas fungibles y no fungibles

Fungibles: Las que pueden ser sustituidas por otras del mismo género, como son el trigo el vino, el dinero. Para los romanos estas cosas se individualizaban al contarlas, pesarlas o medirlas.

No fungibles: Las que no pueden ser sustituibles las unas por las otras ya que están dotadas de individualidad propia. Ejemplo un cuadro .

Cosas consumibles y no consumibles

Consumibles: son las que generalmente se acaban con el primer uso. Como son los comestibles, el dinero.

No consumibles, las que no pueden usarse repetidamente, como los muebles de una casa o la casa misma.

POSESION

Posssidere, de donde posssessio se deriva, contiene la palabra sedere o sentarse, sentarse o asentarse en una cosa, de ahí la definición de posesión como el poder de hecho que una persona ejerce sobre una cosa, con la intención de retenerla y disponer de ella como si fuera propietario.

Muchos romanistas contemporáneos afirman que para el derecho romano la posesión no era un derecho, sino una situación de hecho.

La posesión de hecho (el que una cosa esté bajo el control de una persona ) constituye un hecho natural que no tiene relevancia para el derecho ya que solo adquirirá en el momento en que desempeñe determina función de la naturaleza jurídica como :

-Ejercicio de un Derecho.

Cumplimiento de un deber.

Violación de un deber.

Supuesto para la producción de las consecuencias.: Derechos y deberes o su modificación, trasmisión o extinción.

La posesión se constituye por la reunión de dos elementos:

Primero:  de carácter objetivo, se llama corpús y es el control físico que la persona ejerce sobre la cosa, o sea  poder material  (inicialmente solo se refería a cosas corporales, con posterioridad se admitio la posesión de cosas incorporales como son la posesión de derecho quasi possessio o iura posssessio)

Segundo: de Carácter subjetivo, que se denomina animus possidendi o simplemnte animus y consiste en la intención o voluntad del sujeto de poseer la cosa, reteniéndola  para si, con la exclusión de los demás. ( eran necesario la capacidad jurdica para poder adquirir la posesión)

Par adquirir la posesión se necesita del corpus y del animus.

La posesión se perdía por la perdida de cualquiera de sus elementos –corpus y animus- y forzosamente por los dos.

Clase de posesión:

Los romanos distinguían la posesión justa e injusta y la posesión de buena fe y de mala fe .

Posesión justa: Se adquiere sin perjudicar a su anterior poseedor, esto es, que se adquiere sin vicios. Llamada posesión no viciosa.

Posesión injusta: implica lo contrario, al adquirirla se daño a otro poseedor, esta posesión se llamaba viciosa. Y aparecía cuando se adquiría violentamente –vi-, clandestinamente –clam-, o en virtud de un precario, cuando el que tiene una cosa que se había concedido en uso se negaba a devolverla.

Buena fe: Cuando el poseedor cree tener derecho a la posesión.

Mala fe. Cuando se sabe que no la tiene , como el caso de un ladrón.

El poseedor de buena fe con el trascurso del tiempo puede convertirse en propietario por usucapión, además se hace dueño de los frutos hasta el momento en que el verdadero dueño reclame la cosa poseída, tiene derecho a los gastos necesarios y útiles que hubiera hecho para la conservación del objeto y puede retenerlo hasta que le sean pagados.

El poseedor de mala fe jamás se convierte en propietario, además deberá devolver todos los frutos y solo tiene derecho a recuperar los gastos necesarios.

La propiedad :

Los romanos usaron distintos vocablos para designar al derecho real de propiedad; el más antiguo fue el de mancipium : mancipium tiene dos significados, se uso como sinónimo de mancipatio y también como para designar el poder del paterfamilia sobre las personas y cosas.

Después se uso la palabra dominium : palabra que proviene de dominus, esto es el dueño de la domus, o sea el pater; su traducción –dominio- también se utiliza para designar propiedad.

Por último la de propietas: se usa la palabra propiedad para señalar a la cosa sobre la cual recae la conducta del propietario.

La propiedad es el derecho de obtener de un objeto toda la satisfacción que este pueda proporcionar.

El derecho de propiedad otorga a su titular:

a.- ius utendi: derecho de usar el objeto.

b.- ius fruendi : derecho de aprovecharlo, disfrutar o percibir los frutos

c.- ius abutendi: derecho de disponer del objeto hasta agotarlo p consumiéndolo ( hacer de el lo que se quiera como venderlo, donarlo etc.)

El derecho romano reglamento la propiedad privada estableciendo limitaciones  como son : prohibición de enterrar o quemar cadáveres dentro de la ciudad, obligación de los vecinos de permitir el paso por el fundo propio cuando se estropeara la vía pública etc.

Clases de propiedad :

El derecho romano tenia un a doble reglamentación de la propiedad:

a.- La que establece el derecho civil y se llamo dominium ex iure quiritium (propiedad quiritaria) ( los romanos se daban el nombre de quirites, tomando el nombre del dios Quirino, que representa a Romulo. El derecho quiritario es el antiguo derecho civil y la propiedad quiritaria es la que se reglamento por este derecho) .

b.- La otra es el la propiedad bonitaria y la cual es establecida por el derecho honorario .

Propiedad Quiritaria:

Es la única forma reconocida por el derecho civil y que exigió para su constitución los siguientes requisitos :

a.- Que el sujeto fuera ciudadano romano.

b.- Que la cosa estuviera en el comercio

c.- Si el objeto era inmueble debía estar situado en suelo itálico

d.- Su transmisión debía hacerse por los medios solemnes del derecho civil: la macipatio o la in iure cesio.

La protección procesal de la propiedad quiritaria se lograba a través de la acción reinvidicatoria

Propiedad Bonitaria:

La propiedad bonitaria se configuraba cuando faltaba alguno de los requisitos exigidos por el derecho civil. Este tipo de propiedad la reconocía el derecho honorario; aunque con el trascurso del tiempo se podía convertir en propiedad quiritaria a través del usucapión .

Si se transmitía una cosa a un peregrino, o se transmitía un inmueble situado en provincia, o la transmisión se hacia de una cosa in mancipi, se efectuaba por simple traditio, se configuraba alguno de los tipos de la propiedad bonitaria que eran: Propiedad peregrina, propiedad provincial y la propiedad bonitaria.

Copropiedad: Existe cuando varias personas son titulares del derecho de propiedad sobre el mismo objeto, en tal caso cada una de ellas será propietario de una cuota ideal.

La adquisición de la propiedad:

Se adquiría a titulo universal y que son aquellas en que todo el patrimonio de una persona pasa a manos de otras, como la herencia y también entre vivos puede darse la trasmisión como en el matrimonio cum manu de una mujer sui iuris, de la adrogación  etc.

A titulo particular : cuando una cosa determinada ingresa al patrimonio de una pesrona.

Los modos adquisitivos de la propiedad fueron clasificados en modo adquisitivos del derecho civil y la del derecho natural .

Los modos adquisitivos del derecho civil : son la macipatio, la in iure cesio, la usucapión, la adiucatio y la lex.

Mancipatio: (traducción significa mancipación ) era un negocio solemne usado por los ciudadanos romanos en la trasmisión de la res mancipi. Era necesaria la presencia del transmitente y el adquirente, cinco testigos y el portabalanza; ya que la mancipatio es uno de los negocios per aes et libram, es decir que se efectúa por medio del cobre y la balanza.

La mancipatio también servia para la transmisión de los otros derecho reales, la realización de determinados actos del derecho de familia, la adopción, emancipación, el establecimiento de la manus por coeptio.

In iure cesio: es el modo adquisitivo que debía llevarse a cabo frente al tribunal . La ley de las doce tablas establecia que el demandado que no se defendía perdía el proceso.

La usucapión:  De acuerdo a Modesatino  es “la adqusición de la propiedad por la posesión continuada durante el tiempo señalado por la ley”. Solo era aplicable a los ciudadanos romanos y en aquellas cosas sobre las cuales se pudiera tener la propiedad quiritaria.

Cinco requisitos debían reunirse: res ahbilis, titulus, fides, possessio y tempus.

Res habilis: la cosa debía estar en el comercio.

Titulus: el titulo es aquel que justifica la posesión. Esto quiere decir que lña posesión debe estar fundada en una justa causa de adquisición. Esta causas son:

Pro emptore: Debe poseer como comprador.

Pro donato: donatario

Pro dote: en virtud de la dote.

Pro legato: como legatario

Pro soluto: por haber recibido un pago.

Pro derelicto: por haber ocupado una cosa que se  pensó estaba abandonada.

En todo los caso anteriores debió existir un titulo que debió haber sido suficiente para justificar la adquisición.

FIDES: Existe la buena fe cuando el poseedor cree tener derecho a la posesión . Solo el poseedor de buena fe puede convertirse en propietario por usucapión . El ladrón no podía usucapiar.

Possessio : la posesión debía ser continuada, pues una interrupción hacia necesario el comienzo de una nueva usucapión con todos los requisitos.

Tempus: La ley de las doce tablas estableció el plazo: en muebles 1 año en inmuebles 2 años.

Adiucatio: En los juicios divisorios el juez tenia las facultades de adjudicar, atribuir a cada uno de los litigantes la parte que le corresponde.

Esta se daba en relación en las acciones divisorias: la herencia indivisa, en la copropiedad y el deslinde.

Lex: Todos aquellos casos en los que se adquiría la propiedad por el solo efecto de la ley.

Modos adquisitivos del derecho natural:

Los modos de adquirir la propiedad eran : la traditio, la ocupación, la especificación, la confusión y conmixtión, la praescriptio longi temporis y la adquisición de frutos.

“En Derecho Romano existen tres palabras que designan la propiedad:

♦Mancipium: es el concepto más antiguo, de manu capere = tomar con la mano, esto refleja la idea de aprensión material de algo, sin descartar el uso efectivo de la fuerza. Es la denominación propia en los que la guerra, el botín y la lanza fueron principales fuerzas de adquisición.

Dominium: de domus = casa, de donde dominus = dueño, es el señor de la casa y dominium = el señorío que se ejerce sobre ella. De denominación de titularidad por lo que, no sólo se aplica al dueño de una cosa, sino también al titular de cualquier otro derecho.

♦Propietas: es el termino más reciente y difundido en Derecho Romano, que proviene de propius que deriva a su vez de pro privo = lo que tiene alguien como propio por no ser compartido a los demás.

En la época de las XII tablas está individualizada y sufrió una larga evolución, varios tipos de propiedad terminan unificándose apenas en épocas de Justiniano.”[1]

6.1.15 Describir el régimen de la propiedad quaritaria y la propiedad bonitaria en Roma

En derecho preclásico y clásico, cabe diferenciar los siguientes tipos de propiedad: propiedad quiritaria y propiedad bonitaria.

I.- “Dominium ex iure quiritium: Se suelen señalar como caracteres de propiedad inmobiliaria del derecho civil los de:

a) exclusiva: sus fines son santos, como las murallas de la ciudad

b) ilimitada: en sentido absoluto, al no ser necesarias lo que hoy llamaríamos servidumbres legales y ser las voluntarias escasas

c) absorbente: en sentido de que todo lo que se incorpora al suelo accederá a él

d) inmune: al estar libre de cualquier impuesto y

d) perpetua: por no poderse constituir por un cierto tiempo –ad tempus-.

Es la propiedad del derecho civil, y para que ésta se dé se requiere:

a) En cuanto a la persona, que el sujeto sea romano.

b) En cuanto a las cosas, que tengan carácter romano, es decir, sean muebles o inmuebles del suelo italiano.

c) En cuanto a la forma de adquisición que se realice a través de modos romanos.

De cumplirse estos requisitos y siempre que el transmitente sea dueño de la cosa trasmitida, se requiere esta propiedad que es protegida por la rei vindicatio.

También se presentan ciertos inconvenientes:

a) Respecto a las personas, que quedan excluidos los no ciudadanos.

b) En cuanto a las cosas, que quedan excluidas, incluso para los civiles, los predios situados en suelo provincial  (in provinciali)

c) En cuanto a los modos de adquirir, que queda indefenso el adquirente, cuando o se le transmite la cosa por el procedimiento adecuado frente a  la posible reclamación del transmitente.”[2]

II.- “Propiedad Bonitaria conocida también como pretoria o in bonis habere. A diferencia del dominium ex iure quiritium ésta está protegida por el pretor, se produce cuando se incumplen las formas prescritas por el derecho civil para transmitir un dominio y más tarde, también en algunos casos en los que no exista tal vicio de forma pero si un vicio de fondo; por ejemplo la transmisión de la cosa por un no dueño (a non domino). Se llama pues propiedad bonitaria a la situación protegida por el pretor que se produce cuando una persona a adquirido una cosa de un modo inadecuado. Se produce ésta protección debido a:

a) Vicio de forma: se produce en el caso de entrega (traditio) de una res mancipi, por ejemplo un esclavo, en virtud de una causa justa. La transmisión desconocida por el derecho civil; el transmitente sigue siendo, para él, dueño y el adquirente solo tiene la cosa. El transmitente, es pues, dueño no poseedor y el adquirente poseedor no dueño y aquel podría reclamar la cosa. Es entonces cuando el pretor protege al adquiriente concediéndole la excepción de la cosa vendida y entregada. Ahora bien si el adquiriente deja de tener la cosa entre sus bienes pierde su posesión antes de haber consumado en su favor el tiempo de la usucapio (al no poder reivindicarla) por no ser aun dominus, el pretor le concede la actio Publiciana, en la que se finge que ya ha transcurrido dicho tiempo y, al ya ser dueño, podrá reclamarla de quien la tenga incluso del transmitente.

b) Vicio de fondo: se produce cuando el adquiriente reclama el dominus a causa de la entrega de una cosa, en virtud de una causa justa, por un no dueño ignora al adquiriente. Como nadie puede trasmitir mas derechos de los que tiene, no se adquiría el dominium, pero el pretor admite el ejercicio de la actio Publiciana contra cualquier otro poseedor de peor condición que el transmitente; aunque no con el verdadero propietario.”[3]

6.1.16 Definir la propiedad, explicando que el derecho tenía cada copropietario con la relación con el objeto común.

“La propiedad es el derecho de obtener de un objeto toda la satisfacción que éste pueda proporcionar. Este derecho puede estar limitado por el interés público y por otros derechos privados que desmiembren la propiedad (hipotecas, servidumbres, etc.) sin embargo tales restricciones nunca se presumen, y son de estricta interpretación”.[4]

“Respecto a la copropiedad entendemos; cuando el dominio de una cosa pertenece a varias personas se dice que hay condominio o copropiedad, esta denominación no es romana, pues las fuentes al referirse a tales situaciones hablan de rem communem ese, rem communem habere, rem plurium; a varios titulares, los llaman domini o socii. Las palabras condominium y copropiedad, las usaron los comentaristas posteriores.

El condominio puede ser querido por los propietarios, y los intérpretes hablan entonces de copropiedad voluntaria; si la cosa les ha sido legada en común a dos o más personas, entonces se habla de copropiedad incidental.

Su reglamentación se distingue esencialmente en tres grupos de actos

a) Actos que cada propietario puede llevar a cabo libremente: la percepción de los frutos en proporción a su cuota.

b) Actos que puede ejecutar cada propietario siempre y cuando no se oponga otro copropietario; por ejemplo, variar el cultivo de la cosa, edificar, suprimir una edificación, etc.

c) Actos que cada copropietario no puede realizar por su exclusiva voluntad si no que precisan los acuerdo de todos los condóminos, por ejemplo, los actos de enajenación y gravámenes; los de disponibilidad jurídica que afecten a la totalidad de la cosa, por ejemplo, construir sobre ella una servidumbre o convertirla en res extra commercium.

La acción que se utiliza para hacer cesar la copropiedad es la actio communi dividundo  y sus finalidades son: conseguir la división de la cosa y operar, por la adiudicatio del juez, la adquisición de la propiedad exclusiva de la parte correspondiente a cada uno de los anteriores socii. También en caso de herencia, se usaba la actio familae erciscundae.”[5]

6.1.17 Explicar los diferentes modos derivados para la adquisición de la propiedad.

Ocupación

La denominación es:

“Occupatio, de occupare, es la palabra compuesta de ob = por, a causa de y capere = coger, aprehender, adquirir, tomar, apoderarse y como modo de adquisición del dominio, refleja que, se produce por la causa de aprehensión o apoderamiento de una cosa.

El concepto es:

La ocupación es un modo de adquirir la propiedad consistente en la aprehensión o toma de posesión de una cosa que no tiene dueño con intención de hacerla propia.

Su importancia es capital en épocas primitivas y decrece en las históricas. No cabe hablar, pues, de devolución, sino de involución. Las principales causas de ello son que el número de cosas sin dueño se reduce a medida que la sociedad avanza en civilización, cultura, y que las legislaciones modernas tienden a atribuir la propiedad de las cosas carentes de sueño al estado”.[6]

Hallazgos de tesoros

“Llámese tesoro a una suma de dinero o a un objeto escondido desde hace tiempo que nadie puede saber quién fue su último propietario. Lo que caracteriza es su situación desconocida y oculta y la circunstancia de que, por la antigüedad de tal situación es imposible saber quien fue su primitivo dueño.

Aunque presenta analogías con la accesión  y ocupación, la adquisición del tesoro es un modo distinto de adquirir la propiedad  ya que respecto al descubridor no se requiere una verdadera toma de posesión, sino la simple inventio o acto de descubrir el tesoro oculto y en cuanto al propietario del fundo si se le aplicara el principio de accesión se le declararía dueño del total, aunque aparece como obligación posterior, entregar al otro la mitad; y lejos de eso, los efectos jurídicos de la inventio se producen inmediatamente.”[7]

Separación de frutos

“La fructus pendentes no son cosas independientes, sino partes integrantes de la cosa fructífera, perteneciendo por tanto al dueño de la misma.

La adquisición de los frutos se hace en virtud de ciertos hechos jurídicos, que varían según las indicadas situaciones: la simple separatio o desunión del fruto y la cosa fructífera, que pueden operarse incluso sin intervención del adquiriente; la preseptio o aprensión efectiva y consiente; la consumptio, consumación material de los frutos o en su transformación o enajenación y la llamada quasitraditio, o aprensión de los frutos voluntae domini, aunque tal voluntad sea tácita”.[8]

 

Accesión o accesorios

 

Su denominación es:

“La palabra accesión equivale a la latina accesio = aumento, acrecimiento, que deriva de accedo, comporta la idea de añadirse, juntarse, unirse, sumarse o agregarse.

Su concepto es:

El modo de adquirir la propiedad en virtud de cual el dueño de una cosa hace suyo todo lo que se une o incorpora a ella natural o artificialmente.

Su importancia es el principio de que el accesorio sigue a lo principal, lo que resulta más práctico para crear un estado de condominio entre los dueños de las cosas unidas.”[9]

Especificación

“La palabra especificación proviene de la latina species, que significa: aspecto, forma, apariencia, exterior de una cosa.

La especificación es un modo de adquirir el dominio consistente en elaborar una cosa nueva con materia ajena”.[10]

Confusión

 

“De confusio  = confusión, unión. En lo general, se produce cuando ciertas cantidades de materias, líquidas o sólidas susceptibles de mezcla y de diversos dueños se funden en una sola masa.

En lo particular, si las cosas mezcladas son líquidas, por su naturaleza o por haberse procurado su fusión se habla de confusión”.[11]

6.1.18 Explicara los diferentes modos derivativos para la adquisición de la propiedad (sucesiones a título particular y a título universal) reconocidos por el IUS CIVILIS.

Ahora entramos en el campo de las auténticas sucesiones. Pueden tomar la forma a título particular por lo cual se transmite un bien o unos bienes determinados o la forman a título universal por la cual se transmite un patrimonio entero o un porcentaje de un patrimonio.

“Sucesiones a Titulo Universal: Estas son la herencia, el traspaso del patrimonio de una romana sui iuris como consecuencia de la adrogatio, la venditio bonurum en este caso de una quiebra, el fideicomiso universal y la donación de todos los bienes y créditos del donante, el donatario responde en este caso, responde automáticamente de las deudas.

Sucesiones a Título Particular:Se encuentran entre ellas diversos modos reconocidos por el ius civile, y un importantísimo modo de ius gentium. Solo el propietario puede transmitir válidamente la propiedad. Sin embargo hay excepciones. El acreedor prendario, por ejemplo, es solo poseedor de la prenda, pero cuando hace vender la prenda por incumplimiento del deudor, el comprador recibe la propiedad sin necesidad del consentimiento del propietario. Como modos de adquisision a titulo particular, pertenecen al ius civile los siguientes”.[12]

 

 

 

Mancipatio

 

“Éste modo solemne de adquirir es sólo eficaz respecto de res mancipi y entre ciudadanos romanos.

En caso de resultar que el derecho de propiedad del vendedor no fuera perfecto, de modo que el comprador tuviera que entregar el objeto a un tercero con mejor derecho, el comprador podría reclamar del vendedor una indemnización de dos veces el precio pagado, mediante la actio auctoritatis.

Para que procediera ésta acción, el comprador debía comprobar que había ofrecido al vendedor una oportunidad de coadyudar en su proceso contra el tercer reivindicante.”[13]

In iure cessio

“Como sabemos, in iure significa ante el magistrado y Cessio (de cederé, ceder, abandonar, acto de retirarse) equivale a cesión. In iure cessio significa pues: Cesión ante el magistrado  e In ius cederé: evitar un litigio por abandono.

La In iure cessio es un modo de transmitir el dominio común a toda clase de cosas (mancipi y nec mancipi) mediante un proceso aparente de reivindicación, en el que el adquirente actúa como demandante y el transmitente como demandado. Constituye, pues, un uso de las normas procesales desviadas de su rectitud final.

Conocida ya en las XII Tablas su origen es algo posterior al de la mancipatio y su desaparición la precede. Alcanza su apogeo en derecho arcaico y preclásico; decae en el clásico y apenas se usa en derecho postclásico. Los compiladores justinianeos suprimen de los textos  las palabras in iure (con lo que cessio asume el significado actual de transmitir) o las sustituyen interpolando traditio. Su evolución es, pues, similar a la de la mancipatio, aunque, en la práctica, ésta resulta preferida siendo su uso e importancia menor.

Es un modo de adquisición del ius civile (formal y exclusivo de los cives) de carácter derivativo y abstracto, pues solo se observa que la propiedad de un objeto pasa de una persona a otra sin apreciarse la causa subyacente que lo motiva.

 

El efecto fundamental de la in iure cessio es la transmisión del dominium ex iure quiritium, no admitiendo cláusulas restrictivas por parte del enajenante , que solo niega (negante o aut) ni las garantías procesales de la mancipatio (actio auctoritatis y actio de modo agri)”.[14]

Traditio

 

Su denominación es:

 

“Traditio = entrega, viene de tradere = entregar, poner en manos de otro y puede entenderse en dos sentidos. De acuerdo con su significado gramatical, en una acepción amplia y vulgar equivale a simple entrega de una cosa de una persona a otra (nuda traditio). En una acepción estricta y jurídica que es la que nos interesa, debe matizarse ya que la traditio no siempre comporta la entrega material de una cosa y si, en cambio, la transmisión de su propiedad, para lo cual deberá ir acompañada de ciertos requisitos.

Su concepto es:

La traditio es un modo de adquirir denominio, consistente en la entrega de una cosa, con intención de transmitir su propiedad en virtud de una justa causa. Concursa pues el concurso de tres requisitos: uno objetivo, corpus, la propia entrega de la cosa, esto es: ponerla a disposición del adquirente; otro subjetivo animus, la concorde voluntad de las partes de transmitir y adquirir, respectivamente, el dominio de aquella y un tercero, jurídico, la iusta causa, es decir la relación o fundamento que sirve de base a la entrega”[15].

“Esta forma de adquisición consta de varios elementos:

a) Debe haber una entrega, ésta no basta, pues la mera entrega física nunca transmite la propiedad, si no le precede una venta u otra justa causa para tal transmisión, de manera que a éste elemento, exterior y objetivo, debemos añadir otro, interior y subjetivo

b) La intención de las partes de celebrar uno de los múltiples negocios lícitos que normalmente tienen por consecuencia una transmisión de la propiedad. Esta intención debe existir en forma concordante entre ambas partes: si uno pensaba que el negocio era una donación (que transmite a propiedad) y el otro que era un préstamo  de uso o comodato, (que no transmite la propiedad), el resultado no es una traditio”.[16]

 

 

 

 

6.1.19 Advertirá como la traditio constituyó un modo derivativo para la adquisición de la propiedad en el IUS GENTIUM

Su naturaleza jurídica:

“La traditio es un modo de adquirir el dominio iuris gentium y derivativo y, entre éstos, más sencillo y natural. Como se ha destacado en doctrina, si el modo más lógico de adquirir algo que no pertenece a alguien es apoderarnos de ello (ocuparlo) el más natural de adquirir algo de otro es que nos lo entregue”.[17]

 

6.1.20 Referir el concepto de usucapión manejado en el derecho romano.

“La usucapio es la adquisición de la propiedad mediante posesión continua mediante un plazo fijado en la ley”.[18]

“Esta figura y la praescriptio longi temporis son necesarias para la seguridad jurídica. Exige ésta que el titular de un derecho lo pierda si, durante cierto tiempo, no se opone a la invasión de su derecho, de manera que, por otra parte, quien ejercita un derecho, aunque no sea su legítimo titular, lo adquiera (en determinadas circunstancias) por el mero transcurso del tiempo. Este modo de perder y adquirir derechos se llama prescripción o usucapión; es contrario al principio de que solo por actos propios podemos perder los derechos que nos correspondan, pero esta institución resulta necesaria para evitar que, después de generaciones o siglos, se reclamen todavía algunos vicios en la transmisión de derechos. Además, era útil la usucapio para corregir las complicaciones nacidas de la coexistencia de la propiedad bonitaria y la quiritaria. La usucapio era una institución reparadora. Sin la introducción de la prescripción, todo propietario, para acreditar su propiedad, debería probar que la había adquirido de un propietario, el cual, la había adquirido de otro propietario anterior y así sucesivamente.

Ya desde las XII Tablas, los romanos reconocieron que la propiedad podía adquirirse por quien no fuese titular de ella, mediante la usucapio, siempre que se comportara como si fuera el propietario, bajo algunas condiciones, que ya muchas generaciones de juristas han aprendido por medio del siguiente hexámetro látino:

Res habilis; titulus; fides; possesio; tempus.

Para las XII Tablas la usucapio nunca puede invocarse por extranjero contra los intereses de un romano, o sea: en todo tiempo podemos afirmar nuestro de derecho de propiedad frente a extranjeros  (que alegan la usucapio).”[19]

Es un modo de adquirir la propiedad de una cosa y otros derechos reales mediante la posesión continuada de estos derechos durante el tiempo que señala la ley.

 

“Usucapio viene de usus = uso (posesión, en derecho arcaico) y capio, de capere = tomar, obtener, adquirir, y, en principio, refleja la idea de adquirir algo por su uso (posesión).

Modestino dice que: usucapión es la adquisición del dominio por la posesión continuada (de una cosa) durante el tiempo señalado por la ley (temporis lege definiti).

EL origen de la usucapio es muy antiguo hasta el punto que las XXII Tablas ya presuponen su existencia.

Su fundamento, doctrinalmente, plantea un problema, a saber, que el poseedor de una cosa ajena, por transcurso del tiempo, terminan siendo su dueño. En consecuencia (a contrario sensu) se priva de un derecho, legalmente adquirido a su titular.”[20]

6.1.21 Describir la figura de la prescriptio longi temporis señalando los efectos jurídicos que generaban

 

“La prescripción de largo tiempo (longi temporis praescriptio) es una institución de derecho pretorio paralela a la usucapio, que coexiste con ella y a la que, en cierto modo complementa, pues hará sus veces con respecto a los extranjeros y a los fundos provinciales. En origen, es una exceptio conferida por el pretor al poseedor, por largo tiempo, de un inmueble en provincias ante la acción real de quien pretenda tener, sobre él, mejor derecho. Por tanto, a diferencia de la usucapión, no fue un modo de adquirir el dominio de las cosas, sino una forma de dar seguridad a su posesión.

Presenta las siguientes características:

1) Sujetos, son los ciudadanos romanos y los peregrinos.

2) Objeto, los predios provinciales (respecto a ambos) y, más tarde también los muebles (respecto a los segundos).

3) El tiempo de posesión es (sin distinción de muebles o inmuebles) de diez años entre presentes  y 20 entre ausentes (lo que equivale a decir que vivan, o no, en el mismo municipio propietario y prescribiente).

4) Otros requisitos posesorios exigidos son, el inicio de una justa posesión que termina por identificarse con la iusta causa y, más tarde, la bona fides.

5) Su ámbito, como lo hemos dicho, es el de un remedio procesal defensivo (exceptio oponible a una acción) y

6) Sus efectos, el logro de una situación inatacable, por lo común, la propiedad provincial.”[21]

 

6.1.22 Clasificar los iura in re aliena (derechos reales sobre cosas ajenas)

“Hemos dicho que la propiedad es el derecho real por excelencia. Sin embargo no es el único. Hay otros que se ejercen, también, directamente, sobre cosas pero que pertenecen a otras personas, es decir, sobre cosas ajenas y precisamente este es su nombre derechos sobre cosa ajena (iura in re aliena). Estos pueden ser: de goce y disfrute, como las servidumbres, usufructo, uso, habitación, enfiteusis y superficie; o de garantía como fiducia, prenda e hipoteca”.[22]

“Estos iura in re aliena son:

I. Derechos reales de goce.

a) Servidumbres reales

b) Servidumbres personales

c) Los gemelos enfiteusis y superficie

II. Derechos reales de garantía.

a) Prenda

b) Hipoteca”.[23]

6.1.23 Distinguir entre los derechos reales de goce y los derechos reales de garantía.

 

“Pasamos ahora a los desmembramientos de la propiedad, en los que la plenitud de facultades de que goza normalmente el propietario, se reparte entre varios sujetos, todos los cuales gozan de derechos reales que se pueden oponer a todo el mundo, pero inferiores al pleno derecho de propiedad. Uno tiene la propiedad, a veces calificada de nuda, mientras que otros gozan de iura in re aliena, derechos reales sobre una cosa ajena. Si estos derechos (que como toda restricción a la propiedad, son de estricta interpretación) llegan a extinguirse, la propiedad recobra su plenitud original (principio de la elasticidad de la propiedad)”.[24]

“Además de la diferencia fundamental, claramente expresada en sus nombres, entre los derechos reales de goce y los de garantía, debemos señalar algunas diferencias secundarias:

1) Los derechos reales de garantía son accesorios, es decir, suponen, para su validez, alguna otra relación jurídica, que deben garantizar; los derechos de goce, no.

2) Los derechos de goce pueden ejercerse, generalmente, en varias ocasiones; en cambio, los derechos de garantía se agotan en un solo ejercicio.

3) Un derecho de garantía puede establecerse sobre un derecho de goce, pero no a la inversa. Si superponemos derechos reales hasta formar con ellos una estructura vertical o “catillo”, los derechos de garantía únicamente pueden figurar como coronación, nunca como base. Por ejemplo A tiene la propiedad de un terreno, otorga sobre él la enfiteusis a B; B concede luego el usufructo de la enfiteusis a C, y C, a su vez, puede otorgar un derecho de hipoteca sobre éste usufructo. Tales acumulaciones de derechos reales pueden completarse inclusive por bifurcaciones: si A es propietario, podrá conceder una hipoteca a B y, al mismo tiempo, una enfiteusis a C, después de lo cual, C podrá dar un derecho de hipoteca sobre su enfiteusis”.[25]

 

 

 

6.1.24 Definir las servidumbres reales, mencionando 5 principios por los cuales se regía.

 

Se entiende por servidumbre aquel derecho real que afecta al dominio de un bien inmueble, limitando algunos de los derechos inherentes a la propiedad y obligando al titular del bien a permitir a uno o más terceros, en virtud de la misma, realizar determinadas actividades.

“Los romanos no conocen una categoría general de las servidumbres, sino un número limitado de ellas. Ello obedece a truncar la libertad del dominio por la libre constitución de estas y se expresa con la palabra tipicidad. Aparecen, pues, en forma progresiva. Responden siempre a necesidades agrícolas, urbanas, industriales y su razón de ser, en general, es promover la explotación de las posesiones que no pueden utilizarse en su aislamiento.”[26]

“Servidumbre, de servitus; en el orden moral y en el físico refleja una relación de sujeción, una restricción de libertad. Aplicando a las personas designa las esclavitud y son servi los esclavos. Aplicando a las cosas, alude a una limitación o restricción al poder absoluto de la propiedad.

En un sentido amplio designa toda desmembración del derecho de propiedad. Es una acepción estricta es: la carga o gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño.”[27]

“En derecho justinianeo, se distingue entre servidumbres reales o prediales y personales. Se otorga este carácter al usufructo, uso y habitación y la clasificación tiene como fundamento el que se contemple la utilidad objetiva de las posesiones o el beneficio e interés de una persona”.[28]

“A veces las fuentes y otras, los intérpretes en base a ellas formulan una serie de principios que precisan las características de las servidumbres como:

  • •Nadie puede tener una servidumbre sobre algo suyo.

Su fundamento es doble: el carácter de la servidumbre como derecho sobre cosa ajena, y la propia naturaleza del derecho de propiedad. El propietario de un fundo no puede tener derechosa reales parciales o limitados sobre él. Sería sin duda un contra sentido, pues la propiedad, en principio derecho absoluto e ilimitado, abarca el objeto sobre el que recae en todas sus facetas. Así, el que saca agua de un fundo propio para otro, que también lo es, no ejerce una servidumbre, aunque la facultad que usa  (sacar agua) podría formar;  contenido de ella. sino su derecho de propiedad.

•La servidumbre no puede consistir en un hacer

Se funda en el carácter de la servidumbre como derecho real (no personal u obligacional) en que se establece en interés de los propios inmuebles (iura praediorum) y en que afecta sólo de una forma mediata o indirecta a las personas instaladas en ellos.

Consecuencia de ello es que el dueño del predio sirviente no puede ser obligado a un facere: que levante jardines, proporcione una vista más agradable o que pinte en su propiedad. Si se da esto no estamos ante un derecho sobre la cosa (real) sino sobre la actividad de una persona (obligacional).

•Las servidumbres son indivisibles.

Su fundamento descansa en la concepción de la servidumbre como cualidad del fundo, parangonable, según Celso, a su belleza, salubridad y amplitud. Se basa en el propio uso de las servidumbres que ésta encadenado de tal manera que si se dividiera aquel uso se corrompería la naturaleza de ésta.

Consecuente de esto será que no pueden adquirirse, usarse o extinguirse por partes. Si el predio sirviente o dominante se divide, en dos o más, la servidumbre no se modifica y el derecho o servicio que representa comprende cada una de las partes en que resulta dividido. En derecho justinianeo esta regla sufrió algunas atenuaciones

•Las servidumbres no están ni en nuestro patrimonio ni fuera de él.

Su fundamento estriba, en la consideración de la servidumbre como qualitas fundi y, por tanto, en su propia naturaleza.

Consecuencias y aplicaciones de  este principio son: que no puede enajenarse el fundo reteniendo la servidumbre o enajenarse ésta reteniendo aquél, por ser inseparables de la finca a que activa o pasivamente pertenecen, y que su titular tampoco podrá constituirse sobre ella relación jurídica alguna separadamente del fundo, ya sea arrendarla, darla en prenda o constituir sobre ella un derecho de usufructo.

En derecho justinianeo se mitigó esta regla admitiéndose el usufructo y la prenda de las servidumbres rústicas.

• Los predios deben ser vecinos.

Su fundamento está en la propia naturaleza de las servidumbres como iura praediorum y en la utilidad material y objetiva que, siendo su primitiva razón de ser, deben representar.

Consecuencias de ello será que: el término vicinus no deba traducirse a ultranza, por contiguo, tenga que interpretarse con mayor o menor rigidez, según la concreta naturaleza y finalidad del particular tipo de servidumbre contemplado; evoque la idea de posibilidad; y, que, en suma, baste que los predios estén en una situación topográfica tal que posibiliten el ejercicio de la servidumbre.

Existen, pues, ciertas servidumbres que requieren continuidad de los predios y otras no. Estan por ejemplo los iura itinerum pueden estar separados por vía pública o como la altius non atollendi por un fundo intermedio.

•La servidumbre debe ser útil al fundo.

Su fundamento está en que implican una limitación al derecho de propiedad, por lo que no pueden establecerse sin proporcionar una utilidad objetiva al fundo dominante, posibilitando o aumentando su productividad (si es rústico o su funcionalidad (si se trata de un edificio).

Consecuencia de esto será que se excluya la utilidad subjetiva, personal o simple capricho. También quedan exceptuadas, las hoy denominadas, servidumbres industriales, pues la industria se vincula más a la persona que al fundo. En tales casos eventualmente, se podrá construir una relación de usufructo”.[29]

6.1.25 Clasificar las servidumbres reales en rurales y urbanas describiendo las más importantes en cada caso.

 

“En el derecho clásico, se distinguen entre rurales y urbanas. El criterio distintivo, silenciado por las fuentes, se induce tanto por la situación del fundo dominante, así como también de la función económica y social perseguida.

 

Son rurales las de paso, es decir, a través de la posesión ajena y fueron tres primitivas catalogadas como res mancipi; las de aguas, se destacan en las tomas de agua del fundo sirviente, también aparecen las de abrevadero y pasto al ganado y las de extracción y cocción de materiales como arena, graba o cal para el fundo dominante.

Son urbanas las de vertiente de aguas (iura stillicidiorum) el vertido de las aguas pluviales al fundo sirviente, puede producirse: bien naturalmente, sin conducción alguna, o por canalones u otro tipo de conducción. El derecho a desaguar, por tuberías, a través del fundo sirviente, las aguas negras o residuales, constituyó la servitus cloacae; las paredes (vigas, muros, balcones, voladizos, y tejados) -iura parietum- a)el soportar la carga del edificio contiguo, sobre nuestra columna o muro, dio lugar a la servitus oneris dferendi, de fero = soportar, b) el que se introduzca una viga en nuestra pared para apoyar la edificación ajena, a la servitus tigni immitendi, de immitere = introducir. El derecho de proyectar sobre el fundo ajeno, un balcón o terraza, dio lugar a la servitus proiicendi, de proiacio = dirigirse hacia adelante y el de avanzar un voladizo o el tejado, a la servitus protegendi, de protego = construir un alero; y luces y vistas –iura luminum-, que, según Paulo, la palabra lumen significa que se vea al cielo, de ahí que se incluyera el derecho a abrir ventanas sobre el fundo vecino (ius luminum) y el de impedir, en general, que las construcciones que puedan hacerse en el fundo sirviente, priven de luces o vistas dominantes. A ello responden las servidumbres de: no elevar la edificación (altius non tollendi, de tollo = elevar), de no privar de luces (ne luminibus officiatur, de ob-facio = obstaculizar, estorbar), y de no privar de perspectivas (ne prospecti officiatur)”.[30]

 


[1]PANERO GUTIERREZ RICARDO,  “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 353 y 354.

[2]PANERO GUTIERREZ RICARDO,  “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 355 y 356

[3] PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 357-359.

[4] FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 244.

[5]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 354 y 355.

[6]PANERO GUTIERREZ RICARDO,, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 376.

[7] VENTURA SILVO SABINO, “Derecho Romano”, Porrúa, quinta parte, capítulo II, pág. 210.

[8] VENTURA SILVO SABINO, “Derecho Romano”, Porrúa, quinta parte, capítulo II, pág. 210 y 211.

[9] PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 22, pág. 382 y 383.

[10]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 22, pág. 387 y 388.

[11]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 23, pág. 389.

[12]FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 262.

[13]FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 262.

[14]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 394 -396.

[15]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 23, pág. 396.

[16] FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 264.

[17]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 21, pág. 400.

[18]FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 267.

[19] FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 267 y 268

[20]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 23, pág. 402 y 403.

[21]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 23, pág. 406 y 407.

[22] PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 411.

[23] FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 273.

[24]FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 272.

[25]FLORIS MARGADANT GUILLERMO, “Derecho Romano”, Editorial Esfinge, México, Capítulo VI, pág. 273.

[26]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 413.

[27]PANERO GUTIERREZ RICARDO,  “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 411.

[28] PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 414.

[29]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 415-418.

[30]PANERO GUTIERREZ RICARDO, “Derecho Romano”, Editorial Tirant Lo Blanch, tema 24, pág. 413.

Acerca de Héctor Valadez
Estudiante de Historia que ya estudió Derecho, Filosofía y Psicología. Profesor de Geografía, Historia y Formación cívica y ética en el Centro Educativo Juan Sebastián Bach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: