Optimismo, opción de vida

Introducción

El Optimismo es un término antiguo y moderno a la vez. Es un concepto demasiado manido y también demasiado desconocido, ya que a menudo conocemos de él más los mitos que le rodean que su auténtica esencia. Mucha es la bibliografía que habla directa o indirectamente sobre el optimismo y muchos son los prismas de observación. De hecho es como una encrucijada de caminos.

Se pueden considerar optimistas los libros de autoayuda de masas del “tú puedes cambiar tu vida”; o el “carpe diem” de muchas mentalidades actuales; o los ejemplos de lucha y superación en diferentes niveles: deportivos, médicos…; o también las estrategias de mejora y evaluación en las empresas que, cada vez con más frecuencia, reúnen a los empleados en casas rurales para trabajar habilidades de comunicación, liderazgo, rentabilidad…, todo bajo el mensaje de “somos una gran familia a la que sacaremos juntos adelante”; o incluso los diaporamas que los internautas envían en cadena por la red con mensajes del tipo “si tienes fe tu sueño se realizará”. Hay tantos enfoques del optimismo que se hace difícil establecer un axioma sobre el mismo. Todo el mundo sabe lo que es pero, seguramente, hay tantas concepciones como personas.

A juzgar por lo que a veces se entiende por optimismo, deberíamos curarnos de nuestras enfermedades, tener suerte en la vida, cumplir nuestros deseos… lo que sitúa a aquellos que tienen “reveses” duraderos en personas que los tienen porque no han creído con suficiente fe, o no han sido demasiado luchadores, o son débiles y no han podido superar los contratiempos. Y más, deberíamos ir por la vida siempre sonriendo…

El Optimismo no es eso. Está más ligado al recorrido que a las metas. Esta más unido al sentido que damos a la existencia que a lo que conseguimos, aunque a veces en el camino haya tristeza y tengamos que reconocer y vivir esa tristeza.

Que el Optimismo nos ha acompañado siempre es un hecho. Sin irnos muy lejos y sondeando nuestras raíces culturales nos encontramos con muchos refranes –auténtica sabiduría popular- que nos dan testimonio de esto:

  • “A mal tiempo buena cara”.
  • “Lo que no mata engorda”.
  • “Después de la tempestad viene la calma”.
  • “No hay mal que por bien no venga”.
  • “Cuando una puerta se cierra otra se abre”.
  • “El tiempo pone todo en su sitio”…

Además en nuestra cultura cristiano-occidental hemos crecido con la idea del valor de la esperanza que, para el común de las personas, sean religiosas o no, equivale a la creencia de que tenemos una meta o un final y de que el dolor no dura eternamente.

Concepto de optimismo

El Optimismo es definido por diversos autores de las siguientes formas:

Para D. Goleman, “el optimismo -al igual que la esperanza- significa tener una fuerte expectativa de que, en general, las cosas irán bien a pesar de los contratiempos y de las frustraciones. Desde el punto de vista de la Inteligencia Emocional, el optimismo es una actitud que impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades.” “Es una actitud emocionalmente inteligente”. (1)

Los profesores de psicología Dolores Avia y Carmelo Vázquez hacen un estudio muy detallado del optimismo, enfocándolo desde muchos prismas. Ellos hablan de Optimismo Inteligente frente al Optimismo ilusorio. Del primero dicen que es “una de las mejores armas para adaptarnos al medio y transformarlo”; serviría como “elemento motivador de las conductas que promueven el cambio y la acción humanas”(…)“no se trata de un estado final de resolución ni de un estado de autocomplacencia y satisfacción ensimismadas, sino de crear una plataforma para el despliegue de la acción humana.” Ese estado de autocomplacencia y ensimismamiento –Optimismo ilusorio- es más perjudicial, “disfuncional”, ya que, en último término, puede llevar a la “imprevisión y la incapacidad para anticipar soluciones” y, por lo tanto, la “caída de la nube puede ser fatal”. (2)

Un estudioso del tema que no puede faltar como referencia de autoridad en este trabajo es Martin E.P. Seligman. En su libro “Niños optimistas” pone el foco de atención en la educación a los niños. Hace una definición de lo que él llama Optimismo veraz. Así, el concepto de Optimismo lo relaciona con la veracidad y el realismo.

El optimismo no consiste en repetirnos pensamientos felices a nosotros mismos. Los eslóganes vacíos de contenido, del tipo: “Soy una persona especial” “Caigo bien a la gente” y “Mi vida será cada vez mejor” puede que nos den ánimos por un momento, pero no nos ayudarán a lograr nuestros objetivos. El optimismo no consiste tampoco en culpar a los demás cuando las cosas van mal. Eludir la responsabilidad de los problemas no hace sino empeorarlos. El optimismo no consiste en negar o en evitar la tristeza o el enfado. Las emociones negativas forman parte de la riqueza de la vida, y normalmente son respuestas saludables que nos sirven de estímulo para entender o modificar aquello que nos molesta.” (3)

El optimismo, pues, no es una panacea… El optimismo es simplemente una herramienta; pero una herramienta poderosa. En presencia de unos sólidos valores y de un espíritu de superación, es la herramienta que hace posibles tanto los logros individuales como la justicia social.” (4)

 

Enfoques psicológicos del optimismo

El neuropsiquiatra Boris Cyrulnik afirma que “nos desarrollamos en función de la superación de los miedos y los sufrimientos. La felicidad no es escapar de ellos, sino afrontarlos y superarlos.” (5)

El hombre es un ser llamado a la felicidad y destinado a experimentar el sufrimiento y el miedo. En mi opinión, la base psicológica de la creencia de que el hombre es optimista por naturaleza reside en la afirmación anterior, en que ese destino le hace desarrollarse. Además hay otra base antropológica que ratifica esta idea: el hombre está genéticamente preparado para la supervivencia.

Al fin y al cabo somos producto de un proceso evolutivo que comenzó con unos esforzados seres unicelulares que tuvieron que enfrentarse y sobrevivir en una atmósfera enrarecida y un medio hostil… la esperanza y el optimismo no son algo sobrevenido a la especie humana, ni una ilusión forjada por los aparatos de poder o las instituciones (la familia, el estado): responden, en realidad, a algo que llevamos incorporado en nuestro sistema para interactuar con el medio.” (6)

Pues bien, desde este presupuesto se puede deducir que si una persona se relaciona, en algún momento de su existencia, consigo misma y con los demás desde patrones de pesimismo (falta de motivación por luchar, por superar las dificultades, sensación de incontrolabilidad de los acontecimientos…), puede modificarlos voluntariamente hacia patrones optimistas, ya que su naturaleza le va a conducir a esa inercia.

La Psicoterapia cognitiva nos da abundantes pistas sobre cómo cambiar esquemas cognitivos de pensamiento de tal forma que podamos percibir nuestra realidad desde ángulos alternativos y, con ello, incidir en el cómo nos sentimos y cómo nos comportamos. Todo ello para lograr una mayor calidad en nuestra existencia. Esta psicoterapia defiende que el hombre puede cambiar, eliminar o sustituir sus mensajes irracionales no funcionales por otros más funcionales y puede asumir la responsabilidad de buscar sus propios éxitos mediante la recuperación de su “locus de control” interno y un estilo atribucional de los acontecimientos de su vida desde patrones más saludables y menos culpabilizadores.

Las Psicoterapias humanistas, por su parte, afirman que la persona tiene recursos para afrontar su propia vida porque es autoeficaz. En la descripción que hacen del hombre existe una profunda defensa de su llamada al Optimismo: “… los humanos no somos marionetas a merced de nuestro inconsciente ni de nuestro ambiente, sino que tenemos un gran potencial de cualidades humanas positivas y desarrollables y que, si ponemos las condiciones para ello, el ser humano es capaz de desarrollar su potencial y autodeterminarse.” (7)

Confían en la bondad innata del hombre, ¿hay algún planteamiento más optimista que éste?

Por último destaco también el enfoque de la Psicoterapia sistémica. Ésta percibe los problemas como síntomas de disfuncionalidad dentro de un sistema de relaciones del individuo con su entorno inmediato y viceversa; eso hace que se confíe en la posibilidad de que dicha disfuncionalidad no se prolongue en el tiempo sino de que se pueda modificar si se modifican las secuencias de relación.

En muchas de estas psicoterapias se busca el cambio desde propuestas cognitivas y conductuales que implican una gran creatividad y sentido del humor, recurso excelente para afrontar algunas situaciones en la vida.

Si se tiene un horizonte desde el que vivir, es posible, interiormente, relativizar el momento que se vive, especialmente si este es desagradable, fastidioso o doloroso. Y una de las maneras en que Frankl descubrió que se producía este mecanismo de toma de distancia era el humor… Pudo descubrir que el humor permite, desde un horizonte absoluto, relativizar lo relativo, para no verse engullido por la situación. El humor podía así, ser terapéutico porque permite enfrentarse a las situaciones difíciles que, de otro modo, paralizarían.” (8)

Optimismo y educación

El optimismo y la esperanza –al igual que la impotencia y la desesperación- pueden aprenderse.” (9) Esta afirmación de D. Goleman es compartida por muchos autores. De hecho, el acto de educar es un acto optimista porque, sea cual sea el planteamiento del mismo, se educa para enriquecer, aportar, desarrollar… al educando. Y, por ende, con el acto de educar el educador también se enriquece.

Quien sienta repugnancia ante el optimismo, que deje la enseñanza y no pretenda pensar en qué consiste la educación. Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber qué la anima, en que hay cosas… que pueden ser sabidas y que merecen serlo, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros por medio del conocimiento.” (Referencia de F. Savater en el libro de Dolores Avia y Carmelo Vázquez). (10)

Así pues, los educadores –seamos padres/madres, profesorado, tutores…- podemos acompañar el crecimiento de nuestros educandos en clave de Optimismo. Se trata de desarrollar en ellos los llamados factores de protección, es decir, estrategias y herramientas que puedan utilizar para vivir su madurez con autonomía y libertad.

Facilitarles desde su infancia el entrenamiento en amor y respeto hacia sí mismos y hacia los demás; una adecuada gestión de sentimientos; la puesta en práctica de habilidades de comunicación con los demás, enriquecedoras y empáticas; y una aceptación de límites, normas y responsabilidades como oportunidades de crecimiento, contribuyen a forjar en ellos modos de hacerse optimistas ante su vida.

Seligman dice que “cuando enseñamos el optimismo a nuestro hijo, estamos enseñándole a conocerse a sí mismo, a ser curioso respecto a su teoría sobre sí mismo y sobre el mundo. Estamos enseñándole a adoptar una postura activa en su mundo y a configurar su propia vida, antes que a ser un receptor pasivo de lo que sucede a su alrededor. Mientras que en el pasado podía haber aceptado sus creencias e interpretaciones más calamitosas como hechos incuestionables, ahora es capaz de reflexionar atentamente sobre dichas creencias y de evaluar su veracidad. Ahora se halla equipado para perseverar frente a la adversidad y para esforzarse en superar sus problemas.” Afirma que “la enseñanza del optimismo coincide con la enseñanza de la veracidad”. (11)

Lo expuesto anteriormente está lejos de la actitud de muchos padres de sobreprotección de los hijos ante los contratiempos de la vida, intentando pasar por encima o evitándoles los acontecimientos frustrantes. Boris Cyrulnik, citado anteriormente, afirma: “Si un niño ha conocido tanto la tristeza como el apoyo emocional, su cerebro estará abierto. Sabrá qué es la esperanza y estará armado para afrontar la vida.” (12)

Completando lo ya dicho, S. Biddulph, en “El secreto del niño feliz” plantea directamente cómo los padres pueden educar a sus hijos para hacerles felices, es decir, no para que todo les vaya bien en la vida, cosa que no está en el control de ninguno, sino para que tengan recursos de afrontamiento. Como muestra, estas pautas:

  • Decirles las cosas de forma positiva, evitando los planteamientos en negativo.
  • Cubrirles las necesidades que tengan tanto las materiales como las afectivas.
  • Conversar con ellos no sólo hablándoles sino escuchándoles activamente.
  • Ayudándoles a “sentirse cómodos” ante los sentimientos tanto placenteros como displacenteros.
  • Utilizar un estilo educativo asertivo que combine la firmeza y el cariño al cincuenta por ciento. Biddulph habla de ser padres enérgicos frente a los agresivos y los pasivos. (13)

 

Optimismo, inteligencia espiritual y sentido de vida

Reservo este capítulo para hablar de la Inteligencia Espiritual (IES), ligada directamente a planteamientos logoterapeúticos sobre el Sentido de Vida. Y lo hago porque resume la percepción que quiero transmitir con este trabajo acerca del Optimismo. Una persona espiritualmente inteligente y que se formula a sí mismo preguntas sobre el significado de su existencia es una persona optimista.

Una gran cantidad de información científica, pero aún no digerida, nos muestra que hay una tercera “I” (inteligencia). La imagen global de la inteligencia humana se puede completar con un análisis de nuestra inteligencia espiritual, o IES.” (14)

Esta inteligencia complementa a la Inteligencia intelectual o racional, “que usamos para resolver problemas lógicos o estratégicos”, y a la Inteligencia Emocional que es la que “nos hace conscientes de los sentimientos propios y de los demás. Nos produce empatía, compasión, motivación y la capacidad de responder apropiadamente al dolor o al placer.” (15)

La IES es “la Inteligencia con que afrontamos y resolvemos problemas de significados y valores, la inteligencia con que podemos poner nuestros actos y nuestras vidas en un contexto más amplio, más rico y significativo, la inteligencia con que podemos determinar que un curso de acción o un camino vital es más valioso que otro.” (16)

La existencia de esta IES está siendo corroborada por muchos trabajos científicos de profesionales neurólogos, neuropsicólogos y antropólogos que estudian los procesos y las zonas neuronales, así como los campos eléctricos y magnéticos de oscilación en el cerebro y que hablan de la preparación fisiológica del cerebro humano para desarrollar la IES.

No sólo son los argumentos fisiológicos, sino también la búsqueda de sentido como motivación fundamental de nuestras vidas, de la que hablaba V. Frankl, la que convierte al hombre en la criatura espiritual que es.

“… Cada persona “aspira a ejercer lo esencial y definidor de ella misma”. Pues bien, en esta llamada particular a la plenitud consiste la vocación. “La vocación es la concreción para cada persona de la llamada a la plenitud”. La vocación, primariamente, es vocación a ser persona en plenitud.” (17)

Una persona de alta IES tiene:

  • “Capacidad de ser flexible (activa y espontáneamente adaptable).
  • Alto nivel de conciencia de sí mismo.
  • Capacidad de afrontar y usar el sufrimiento.
  • Capacidad de afrontar y trascender el dolor.
  • Cualidad de ser inspirado por visiones y valores.
  • Reluctancia a causar daños innecesarios.
  • Tendencia a ver las relaciones entre las cosas (ser holístico).
  • Marcada tendencia a preguntar “¿Por qué?” o “¿Y si?” y a pretender respuestas fundamentales.
  • Ser lo que los psicólogos denominan “independiente de campo”, es decir, poseer una facilidad para estar contra las convenciones.” (18)

Las características de una persona con elevada IES son las de alguien que mira la vida desde patrones optimistas, entendiendo como tales todo lo dicho hasta ahora.

 

Conclusión

El objetivo último de este trabajo es reivindicar la naturaleza optimista del hombre, que no es más que su capacidad de supervivencia. Una supervivencia que llevamos marcada en los genes y que ponemos a prueba cada vez que la vida “nos estalla en la cara” y nos impone la necesidad de salir adelante ante las dificultades. Por eso todas las personas compartimos –en comunión con las demás- la llamada a ser optimistas como especie.

Cuando la vida nos da parte de su regalo en el sufrir o en las situaciones de frustración o dolor, el Optimismo hace que despertemos y nos volvamos a “poner las pilas”, sea cual sea el resultado de nuestro esfuerzo.

El Optimismo también hace que todos aquellos que disfrutan de otra parte del regalo de la vida -la felicidad, la estabilidad, la serenidad…- puedan escuchar la llamada del dolor de los demás, que es la suya propia, y pasar a “padecer con…” (en vez de compadecer, que es otra cosa). El optimismo nos sitúa en clave de solidaridad y de acompañamiento porque entendemos desde nuestra experiencia lo que los otros pueden llegar a sentir y sabemos que la búsqueda de la felicidad es posible.

Al comienzo expresé la idea de que hay tantas concepciones del Optimismo como personas. Pues bien, mi concepto de optimismo es el siguiente: optimismo es supervivencia con dignidad; una dignidad basada en el respeto a uno mismo y a los demás y basada también en una forma de aceptar la vida afrontándola desde dentro con sus luces y sombras.

Los que estuvimos en campos de concentración recordamos a los hombres que iban de barracón en barracón consolando a los demás, dándoles el último trozo de pan que les quedaba. Puede que fueran pocos en número, pero ofrecían pruebas suficientes de que al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias- para decidir su propio camino”. (Referencia de un fragmento de “El hombre en busca de sentido” de V. Frankl) (19)

No hay ninguna situación en la vida que realmente carezca de sentido. Esto significa que los aspectos aparentemente negativos de la existencia humana, y en especial esa tríada trágica en la que se incluyen dolor, culpa y muerte, pueden también llegar a transformarse en algo positivo cuando se afrontan con la postura y actitud correctas” (Referencia de un fragmento de “La presencia ignorada de Dios” de V. Frankl) (20).

 

Reseñas bibliográficas

(1) D. Goleman, “Inteligencia Emocional”, pags. 142 y 143.

(2) M. D. Avia y C. Vázquez, “Optimismo Inteligente”, pags. 16,94 y 241.

(3) M. E. P. Seligman, “Niños optimistas”, pag. 354.

(4) M. E. P. Seligman, “Niños optimistas”, pag. 356.

(5) B. Cyrulnik, artículo de opinión en El Mundo, 2 de diciembre de 2006.

(6) M. D. Avia y C. Vázquez, “Optimismo Inteligente”, pags. 78 y 79.

(7) Guía Didáctica del Curso “Psicología para Educadores” , pags. 383 y 384.

(8) X. M. Domínguez Prieto, “Viktor E. Frankl”, pag. 55 y 56.

(9) D. Goleman, “Inteligencia Emocional”, pag. 144.

(10) M. D. Avia y C. Vázquez, “Optimismo Inteligente”, pag. 17.

(11) M. E. P. Seligman, “Niños optimistas”, pags. 354 y 355.

(12) B. Cyrulnik, artículo en la revista Magazine, 10 de diciembre de 2006.

(13) S. Biddulph, “El secreto del niño feliz”, pag. 40 y ss.

(14) I. Marshall y D. Zohar, “Inteligencia Espiritual”, pag. 19.

(15) I. Marshall y D. Zohar, “Inteligencia Espiritual”, pag. 19.

(16) I. Marshall y D. Zohar, “Inteligencia Espiritual”, pag. 19.

(17) X. M. Domínguez Prieto, “Viktor E. Frankl”, pag. 99.

(18) I. Marshall y D. Zohar, “Inteligencia Espiritual”, pag. 29.

(19) X. M. Domínguez Prieto, “Viktor E. Frankl”, pag. 60.

(20) X. M. Domínguez Prieto, “Viktor E. Frankl”, pag. 90.

 

Anuncios

La educación a través del mundo

Introducción 

A lo largo del curso “Historia de la Educación” haremos un viaje al origen y evolución de la educación y de la pedagogía.

Se puede vislumbrar desde épocas antiguas cómo diversos eventos han ayudado a consolidar las estructuras que permiten un mejor desempeño educativo en el individuo actual.

Siendo la filosofía madre de todas las ciencias y Pitágoras reconocido como el primer filósofo, esto tiene gran influencia en el contexto educativo y en el origen de la educación, sentando las bases de la pedagogía como parte esencial del academicismo.

Se puede decir que la historia de la educación se desarrolla en cuatro etapas.

  1. La educación en la antigüedad. En los tiempos de Sócrates y los sofistas, la educación se basaba en el raciocinio con el fin de unir nexos entre la vida política y social, formando a gente capaz de persuadir con la palabra.

Esta época dio origen al Humanismo con el Hombre como centro con una actitud crítica y reflexiva.

  1. La escolástica. La religión gana terreno propagando la fe cristiana mediante los libros sagrados. Se establece un contraste entre la fe y la razón.
  2. El Renacimiento. El Humanismo proclama la importancia de las artes sin negar la religión, retomando los clásicos griegos. En este momento comienza la revolución pedagógica considerando una educación formal e integral.
  3. La época contemporánea. Surgen nuevas corrientes como el Idealismo. La educación se centra en fundamentaciones filosóficas. Se resaltan las aportaciones de Pedagogos como Freire, Montessori o Dewey.

Dentro de estas etapas se puede ver cómo el contexto educativo gira en torno a la religión, aunque en la primera etapa la religión sufrió grandes fracturas ya que el auge de la filosofía y la continua demostración de las cosas repercutió en el desarrollo eclesiástico.

Veremos como en el surgir del feudalismo se denota una estructura social de discriminación de clases, aunque la idea principal era el control político y social que pudiera satisfacer los intereses eclesiásticos.

Por lo que señores y Caballeros eran formados en las armas y cortesía con el fin de remarcar la división de clases.

Analizaremos el surgimiento de las Universidades por parte de las escuelas Catedralicias y las aportaciones de importantes autores que han contribuido a la formación de la educación tal y como hoy la conocemos.

La Educación en la Antigua Roma

El objetivo de la educación en la antigua Roma era preparar al niño para su ingreso en la propia sociedad romana.

La educación del ciudadano no perseguía darles los conocimientos necesarios para desempeñar una profesión, sino que le preparaba para ser hombres cultos y/o ejercer sus derechos como ciudadano, para ello, necesitaba saber leer, contar y expresarse.

Esto sólo se podía hacer mediante el arte de la oratoria y apoyándose en la cultura general.

El prototipo de romano ideal era un militar formado por un hombre político y un intelectual.

La preparación militar se proporcionaba mediante ejercicio físico diario, la preparación para ser un ser político e intelectual se alcanzaba una vez superada las enseñanzas primaria, es decir, en las escuelas superiores.

La educación romana intentaba inculcar en el niño una serie de cualidades importantes en la época. Estos valores eran proporcionados tanto por padres como por el mismo Estado:

  • El ahorro y la lealtad eran los primeros ideales romanos (virtudes del campesino)
  • Alcanzar la perfección romana mediante tres aspectos:
    • Intelectuales: mediante la cultura general
    • Moral: resaltando los valores de comprensión, benevolencia, cortesía, etc.
    • Político: procurar el bien de la comunidad.
  • La disciplina: el ciudadano debe respetar la leyes, las tradiciones, los magistrados y el orden establecido.
  • La razón: cualidad práctica que consiste en discernir qué es más conveniente para sacar mayor provecho.

No podemos hablar de un sistema educativo romano hasta el Siglo III a.c., antes de esa fecha la educación era un asunto meramente familiar.

La crianza del pequeño hasta los siete años de edad pertenecía a la madre, una vez transcurridos esos años, el niño pasaba a estar bajo la tutela del padre y la niña seguía con la madre.

El niño aprendía agricultura, el manejo de las armas y/o los ritos religiosos y la niña se formaba en las labores domésticas.

Cuando los romanos entraron en contacto con la civilización griega, se demostró que la educación familiar no era suficiente y muchos padres decidieron dejar la educación de sus hijos/as en manos más preparadas. Roma se llenó de preceptores griegos y filósofos.

Además del preceptor privado que contratan las familias más pudientes, aparece la figura del maestro de escuela que da formación a los niños/as pobres y esclavos. La primera escuela primaria apareció en el 234 a.c., a partir de entonces se fue perfilando lo que acabaría siendo el sistema educativo romano.

La Educación en la Antigua Grecia

La educación Griega va cambiando a la vez que cambia su sociedad. Por lo que los Griegos van a experimentar una serie de periodos:

Periodo Micénico (1.400 – 1.100 a. c.). La llamada civilización micénica alcanzó su apogeo en esta época. En este periodo podemos encontrar grandes obras como la Iliada y la Odisea de Homero.

Esta cultura queda atrás cuando fue destruida por motivos que apuntan a ocupaciones de invasores o a algún desastre natural, sumergiendo a la cultura griega en un periodo de oscuridad arqueológica y documental.

Edad Oscura (1.100 – 800 a.c.). La falta de documentos escritos explica la desaparición del sistema de escritura micénicos, del cual se encargaban de reproducir los escribas.

Las tradiciones y leyendas sobrevivieron gracias a la transmisión oral.

Época Arcaica (S VIII – V a.c.). En este periodo los griegos expandieron las colonias por todo el mar Egeo sirviendo de puente entre Asia y Europa.

Nació de nuevo la escritura, se introdujo el alfabeto griego a partir del alfabeto fenicio. La aparición de la moneda supone una mejora en el comercio y la codificación de las leyes favorece la consolidación de la justicia.

Pero lo más destacable fue la conciencia del hombre como realidad individual, apareciendo la política y el filósofo.

 

Época Clásica (S V – III a.c.). En este periodo se desarrollan las guerras entre griegos y persas, que termina con la victoria de los primeros sobre los segundos.

Las continuas guerras entre Esparta, Atenas y Tebas debilita a los griegos.
En el S III a.c., nace una nueva potencia, Macedonia, que se hizo con el poder bajo la figura de Alejandro Magno.

Helenismo (S III – I a.c.). Alejandro Magno expandió la cultura helénica por el imperio. Crece entonces lascorrientes individualistas y se pierde la fe en los dioses, poniendo en su lugar el azar.

Al poco tiempo Grecia fue invadida por los romanos, quienes quedaron fascinados antes la cultura helénica, tomándola Roma como ejemplo y difundiéndola por todo el imperio.

Con todo ello, la cultura helénica llega a ser la cuna de todo el pensamiento occidental de nuestros días.

 

La Educación en Atenas

La antigua educación ateniense busca la capacitación deportiva y la formación ética del ciudadano.

La primitiva Paidea (movimiento espiritual) pretende formar cuerpos fuertes y ágiles y disponer a los jóvenes desde la infancia para el atletismo, mediante la observación de sus reglas.

La educación física ocupa un papel primordial en la formación ateniense.

El cultivo del espíritu tenía un carácter más artístico que intelectual. El canto, la danza y el manejo de instrumentos musicales constituían el contenido de la educación espiritual a esto se le sumaba la formación moral.

El aprendizaje de la lectura, escritura y calculo empieza a imponerse a medida que la Paidea se ocupa menos del aspecto literario y científico.

Entonces cobra sentido el aprendizaje de las letras porque es el principio de la sabiduría. Esta nueva orientación impulsa la divulgación de la cultura y prepara la aparición de las escuelas.

La conocida como Enkyklios Paidea (enciclopedia) fue una sistematización de varias asignaturas o materias programadas que constituían la instrucción de cualquier nivel de enseñanza.

En la época helenística se fue conformando el programa de la Enkuklios Paidea a través de los distintos niveles de educación; escuela elemental, gramatical o media y enseñanza superior de la Retórica o de la Filosofía.

El papel de la familia: El Estado confía a los padres el derecho a la formación, éstos están obligados a procurar a sus hijos/as la educación musical y gimnástica.

El niño permanecía en el seno familiar hasta los 7 años al cuidado de la madre o la nodriza, a continuación el niño pasaba a manos de un pedagogoencargado de vigilar sus costumbres y de conducirle a la palestra y a las clases.

El pedagogo le lleva los libros, la lira y las tablillas y le protege de los peligros de la calle.

La Escuela Ateniense: Era de carácter privado, el mobiliario escolar constaba de dos tipos de silla; la cátedra magistral ocupada por el maestro que tenía respaldo y pies curvos y los escabeles, sin respaldo y con los pies rectos donde se sentaban los alumnos y profesores auxiliares.

Los instrumentos de enseñanza más comunes eran la lira y la flauta para el canto, tablillas y estiletespara la escritura y el pergamino para la lectura.

La educación integral en esta época comprendía la formación en las letras, la música y la gimnasia.

La Escuela Media: La finalidad de esta etapa es la preparación para los estudios superiores.

Las escuelas de gramática proliferaron por los pueblos gracias a la influencia de la cultura helénica, el contenido de la enseñanza media se sustenta en el estudio de la literatura y las matemáticas.

En esta etapa los estudios se centran en el análisis lógico disminuyendo las materias creativas. A los 18 años el joven daba por finalizado sus estudios en la escuela media.

La Escuela Superior: una vez finalizado el servicio militar (2 años), se iniciaba la enseñanza superior que tenia lugar en el gymnasium que constaba de palaistra para los deportes y el ejercicio físico y el exedrae que son grandes espacios destinados al estudio de las ciencias superiores.

Los estudios superiores eran la Retórica, en mayor medida la epidictica (política) y la Filosofía.

Los estudios “técnicos” como la Geografía, la Astronomía o la Medicina se daban en menor medida.

 

La Educación Espartana

Esparta representa ante todo la educación por el Estado y para el Estado, todo ciudadano pertenece a la patria y ésta los forma según sus necesidades y según el bien común.

El Estado orienta la educación desde el punto de vista militar para controlar a los “iliotas” (esclavos que duplicaban el número de espartanos).

Desde el nacimiento se presenta al niño a la Gerusía, consejo formado por ancianos y el Senado Mayor que decidían la suerte del pequeño según su constitución corporal, los débiles, raquíticos o deformes son despeñados por el Monte Taijeto y los robustos permanecen con su familia hasta los 7 años, a partir de esta edad pasa a pertenecer a la polis (Estado) hasta su muerte.

A partir de los 7 años comienza la educación pública obligatoria en escuelas del Estado, los niños están clasificados en batallones cuyos jefes son elegidos de entre antiguos alumnos con edades comprendidas entre los 20 y 30 años llamados “irines”

De siete a once años se les consideran niños, de once a quince muchachos, de quince a dieciocho reciben una preparación intensa para ingresar como efebos (alumnos) y a los dieciocho se les consideran ya formados al “iren”, siguen luego dos años de continuado adiestramiento en las armas y maniobras militares, de veinte a treinta y cinco años continúan su vida en el cuartel y prosiguen su entrenamiento militar hasta formar a verdaderos guerreros.

A los treinta años ya pueden formar parte de la  asamblea popular y formar una familia.

Toda la educación va dirigida a endurecer el cuerpo y habituarse a soportar el sufrimiento sin quejarse, a no abatirse ante las adversidades y hacer frente con valentía a cualquier situación peligrosa.

Iban descalzos tanto en invierno como en verano, vestían con un único manto ligero y dormían sobre juncos que ellos mismos arrancaban a la orilla del río, el alimento era escaso y les era permitido abastecerse mediante el hurto para practicar la astucia.

Aprendían sobre todo cinco ejercicios gimnástico: carrera, salto, lanzamiento de jabalina y disco y el pugilato que consistía en golpear al adversario únicamente con los puños, alternaban estos ejercicios con sus prácticas militares y con la caza.

Sin embargo no siempre fue así, en la época arcaica acuden a Esparta poetas y artistas ya que los espartanos estaban abiertos al extranjero y al refinamiento cultural.

Esparta constituía el más importante foco musical de Grecia y nacen allí las dos primeras escuelas de este género.

El nivel cultural de los espartanos se pierde progresivamente con la evolución del régimen monárquico hacia la oligarquía y la absorción del poder estatal por los éforos (nombre que reciben ciertos magistrados) en cuyas manos viene a caer la educación.

 

Sócrates

Nació hacia el 470 A.c. y murió en el 399 A.c., era ateniense y pertenecía a una familia de clase media de padre escultor y madre comadrona.

No dejó testimonios escritos porque afirmaba que el libro es algo muerto que en caso de duda no puede resolverla. Sus discípulos más famosos son Platón, Jenofonte o Aristófanes.
Para Sócrates la razón, el bien y la virtud era los elementos de toda educación, el filósofo dejó a un lado la naturaleza para centrarse en el tema de la humanidad ya que estaba lleno de inquietudes y sugestiones.

Sócrates utilizaba la ironía para concienciar a todos de su ignorancia, preguntando la definición de algo como justicia o piedad, lo cual dejaba sin respuesta a todas esas personas consideradas como sabios.

Una vez despertada la curiosidad, Sócrates utilizaba la mayeútica que consistía en hacer preguntas de tal forma que el otro llegue a descubrir esa verdad por sí mismo mediante la razón natural (lo que actualmente se conoce como método socrático).

Sócrates buscaba como fin último de la conducta humana el bien, por lo que surge un nuevo norte en la formación del ser humano: el bien como meta de toda conducta humana.

El problema del bien (verdad) es el problema de la moral y la política, según Sócrates, para que el hombre descubra el bien moral y político hay que utilizar el procedimiento del diálogo ya que un libro es algo muerto.

El objetivo del diálogo es la reducción máxima hasta llegar a la definición y sus principales fases son la exhortación y la indagación.

Exhortación: Sócrates hace rápidas exclamaciones, destinadas a sacar al hombre de su cotidiana vulgaridad e introducirle en el mundo de la verdad, mediante enigmas o paradojas.

Indagación: una parte consiste en obtener las primeras soluciones al problema propuesto, compararlas con las soluciones que el individuo tenia antes y demostrar que son contradictorias. A esta primera parte se le denomina purificación o purgación, la segunda parte debe dedicarse a la construcción de la verdad

 

Platón

Nació en Atenas en el 427 y murió en el 347 A.c., la teoría de las ideas es el núcleo de toda la filosofía platónica, tiene principalmente su teoría del conocimiento y su metafísica, aunque también encierra contenidos esenciales de la política, ética y lógica. Uno de los problemas fundamentales que se plantean en la filosofía de Platón es la de la posibilidad del conocimiento universal.

Platón cuando expone su plan de educación cuenta con la base natural del sujeto:las elecciones para los diversos grados de educación se hacen en función de las aptitudes y de la conducta.

Con el concepto de arte se relaciona el concepto platónico de educación. El verdadero arte es el de gobernar el Estado, por lo que la educación es la función primaria de los gobernantes.

Educar es introducir el orden y la armonía en la conducta humana. La educación debe procurar al sujeto el amor a la verdad, a la belleza y al bien.

Primera etapa de la educación: los primeros años de vida es un periodo de disciplina obligada ya que aún no ha surgido la razón.

La templanza y el valor se deben cultivar antes de la aparición de la facultad racional mediante los hábitos, el ejercicio y la repetición.

Así se adquieren los buenos hábitos que supondrán los cimientos de la educación superior.
Para Platón las primeras virtudes se deben al hábito y no a la inteligencia, la buena educación consiste en saber cantar y danzar bien.

La Educación Superior: la adquisición de las virtudes superiores como la sabiduría y la justicia constituyen la segunda etapa de la educación.

La parte más importante de la educación es ayudar al despertar de la razón y asegurarse su dominio sobre la conducta humana.

Este grado se estructura de acuerdo con la teoría platónica del conocimiento, según la cual: conocer es evocar un recuerdo, re-conocer. Educar sería recapitular verdades ya conocidas.

Plan de educación de los Filósofos: La educación de los filósofos gobernantes tenía que ser común con la de los demás hasta los veinte años de edad.

Durante diez años se dedican al estudio de las ciencias superiores sin descuidar los ejercicios de la guerra y otros prescritos por la ley.

Los filósofos contemplarán el bien y se dedicarán a la meditación filosófica, se guiarán por una única forma:conforma a la idea de bien sus propias costumbres, las del Estado y las de cada uno de los ciudadanos.

 

Aristóteles

Aristóteles (384 – 322 A.c.) nace en una pequeña ciudad de Macedonia llamada Estagira.

El concepto de educación encuentra en Aristóteles una fundamentación metafísica en su teoría del movimiento, el filósofo estudia el paso de la potencia al acto, en el cual, algo permanece (la materia) mientras algo también cambia (la forma), es decir, hay formas sustanciales y accidentales.

La forma sustancial no cambia la sustancia pero la determina.

La educación sería la modificación de la categoría accidental, porque no altera la esencia del ser humano, pero afecta a sus facultades, la inteligencia y la voluntad.

En este sentido, el perfeccionamiento educativo puede estructurarse en dos direcciones; en el orden de la inteligencia y en la voluntad manifestada en los hábitos.

Aristóteles señala tres elementos de la educación:

La naturaleza: según Aristóteles, la naturaleza es el punto de partida de la formación del carácter.

En sus obras opina que el hombre aparece como un ser cargado de deseos e impulsos los cuales diseñan la originalidad individual o de los grupos.

El hábito: Aristóteles decía que el resultado del ejercicio era el hábito. El hábito implica ejercicio y éste actúa sobre los impulsos.

No todo hábito es virtuosos, para que lo sea ha de estar regulado y ajustado a la norma. Costumbre y naturaleza deben alinearse desde muy temprano, a la costumbre pertenece la frecuencia y a la naturaleza la permanencia.

La razón: para el filósofo la razón y la inteligencia son el fin de la naturaleza y para ello debe darse una educación moral.

La razón ocupa su lugar como norma de conducta, es el poder ético de la razón, que Aristóteles llama phronesis, la elección de lo éticamente deseable.

El enfoque social con que Aristóteles aborda el campo de la educación es para él “el fin último de la comunidad y del individuo”. El filósofo desea una educación única, uniforme para todos y dependiente de una dirección común.

Uno de los temas que más se agitaban en la época de Aristóteles giraba en torno a la educación desde los puntos de vista del contenido y la cronología:

La primera etapa educativa alcanzaba hasta los siete años de edad y se consagra al cuidado de la vida física, se estimulan los movimientos físicos y los buenos hábitos mediante e juego.

La segunda etapa va desde los siete años hasta la pubertad, donde se da la educación propiamente dicha, se aconseja la gimnasia, los ejercicios ligeros y una alimentación frugal.

La tercera etapa abarca desde la pubertad hasta los veinte años de edad, dedicados al aprendizaje músico e intelectual.

 

Influencia de los pensadores griegos en la educación actual

 A pesar de los años, todavía en nuestros días se siguen manteniendo algunas de las principales ideas que estos autores expusieron en su época.

Sócrates fue el primero en apostar por la educación activa del alumno mediante métodos como los interrogantes, el diálogo, las reflexiones y otras metodologías que hacían al alumno partícipe de su propia educación.

La preocupación platónica por la educación acerca su filosofía a nuestra época. El papel que debe desempeñar los sistema educativos, su estructura y contenido siguen estando en continuo debate.

Cuando nuestra sociedad actual defiende que la educación mejora a los hombre, está pensando en una educación en valores que ya proclamaban Platón o Aristóteles.

Los valores y el conocimiento del bien eran proyectos educativos proclamados por los grandes filósofos y que cada vez más esta idea está presente en nuestro sistema educativo junto con las políticas sociales, dando importancia a los valores democráticos como la tolerancia, el respeto, la justicia o la defensa de los derechos humano.

De la obra de Aristóteles podemos rescatar una sería de ideas vigente en la educación de nuestros días:

  • La educación es una tarea preferente del Estado, que nunca debe descuidarse y que debe estar en la Constitución del país; las leyes deben estar en concordancia con los principios establecidos en ella.
  • La educación debe ser una e idéntica para todos. La educación de buena calidad o al menos igual para todos, es una acción justa de tipo compensatorio, en un adelantamiento a las tesis modernas sobre equidad.
  • La educación debe ser pública y estar al cuidado del Estado. Esta idea no impide, por supuesto, que exista en la actualidad la educación privada de buena calidad.
  • La acción de la educación debe ser mejorada mediante las leyes, lo que reafirma la necesidad de preocupación máxima de parte del Estado y de los políticos.
  • El Estado debe definir con precisión cuál es la educación que se desea. Quizás sea válida la opinión de Platón, que deseaba que los filósofos gobernaran.
  • Aristóteles plantea el problema del para qué educar

 

La educación en la Edad Media

 La educación en la Edad Media busca la perfección del individuo a través del espíritu, en este periodo todo aprendizaje giraba en torno a la Biblia. El Magisterio de Cristo es la base reveladora de una doctrina.

Desde un punto de vista pedagógico, Jesús como educador, tiene una inmensa capacidad de adaptarse al auditorio. Para sus enseñanzas utiliza la forma expositiva y la dialogada, expresándose en la mayoría de los casos con frases breves.

La forma expositiva nos ofrece el género de la parábola que son narraciones destinadas a nombrar un misterio con elementos de meditación y fantasía.

Por otro lado, los diálogos nos permiten un mejor conocimiento de la actitud de Jesús en función de las personas y apreciar los distintos procedimientos elegidos en cada caso.

El papel de la Catequesis. La educación cristiana pone en práctica la catequesis como método de exposición de su doctrina.

Catequesis significa resonar o enseñar de viva voz, de modo que la palabra del maestro sirva de respuesta a la interrogación del Discípulo y viceversa.

En sus primeros tiempos, la catequesis significó el aspecto pedagógico de la misión apostólica que llevó a cabo la evangelización de medio mundo.

Por otro lado, para la enseñanza de la cristiandad primitiva se usaba una corta obra llamada La Didaché (instrucciones), que resalta por su frescura y la sencillez de sus consejos.

Este libro está compuesto por varias partes narradas por los 12 apóstoles.

Este manual de liturgia, moral y organización eclesiástica ha influido en una seria de obras de carácter litúrgico y constitucional.

Otra forma de iniciarse en la fe cristiana era a través del Catecumenado, que era un periodo de enseñanza y formación para poder recibir el bautismo.

La entrada en el catecumenado era marcada por ciertos ritos y la duración era desigual para las distintas iglesias, por ejemplo, en España, duraba dos años y para su admisión era necesario dar el nombre y someterse a un examen de los motivos para convertirse al cristianismo.

Eran característicos por su conocimiento del credo y de la oración dominical.

Junto a la preparación intelectual estaba la preparación religiosa que implicaba unas normas de conducta que se dejaban ver en la vida cotidiana, estas eran la oración frecuente, el ayuno, la abstinencia, las vigilias, las mortificaciones y las buenas obras.

Esta práctica cae en desuso a mediados del Siglo V a raíz de la importancia que empezó a tener la catequesis.

Otro hito importante en la educación de la Edad Media fue la aparición de los Monasterios, ya que éstos estaban destinados a la educación cristiana.

Los monasterios aparecen debido a que se mantenía el ideal de que el hombre debía asilarse para encontrarse a sí mismo y a Dios.

Por lo general, los monjes, fomentaban una mínima alfabetización e inducían a pensar en un cierto afán por enseñar a leer y escribir.

 

Escuelas Monacales, Episcopales y Palatinas

Las escuelas Monacales: este tipo de escuela estaban destinadas a la preparación de niños y jóvenes para la vida religiosa.

Estaban ubicadas en los monasterios y constaban de dos tipos de escuelas; la Schola interior, reservada a los futuros monjes y la Schola exterior (a partir del siglo IX) para los jóvenes que deseaban ser sacerdotes.

Cabe destacar por su prestigio e influencia los Monasterio de Bangor en Irlanda, el de Bobbio en Italia o las escuelas mozárabes de Córdoba en España.

La vida cultural y el intercambio de conocimiento entre unas y otras escuelas contribuyeron a acumular un saber basado en los textos clásicos y cristianos de modo que el monasterio se erigió como núcleo central de expansión científica y de cultura durante la Edad Media.

Las escuelas episcopales o catedralicias: estas escuelas son posteriores al nacimientos de las escuelas monacales y datan del Siglo VIII.

Eran propiamente seminarios de sacerdotes. Podemos citar por su relevancia las escuelas episcopales de York y Canterbury en Inglaterra, las de Chatres, París, o Treveris en Francia y posteriormente las de Santiago, Palencia y Salamanca en España.

En cuanto a los textos y libros, los autores más conocidos y usados por los estudiantes de las escuelas catedralicias eran prácticamente los mismo que en los monasterios: la Biblia y los autores clásicos integraban el principal acerbo cultural de sus escritos y bibliotecas.

Las escuelas Palatinas: Estas escuelas fueron fundadas por Carlomagno ya que, el emperador, era un fiel defensor del cristianismo en general y de la Iglesia en particular. Estas escuelas es lo más cercano a lo que conocemos hoy como las Universidades.

Estaban regentadas por eclesiásticos, sus enseñanzas se impartían por clérigos, aunque sus alumnos no tenían que seguir necesariamente la vida sacerdotal.

El plan de estudios variaba muy poco de unas escuelas a otras, si bien el curriculum cambió en los diferentes periodos escolásticos, comprendían, la gramática, retórica y el quadrivium (música, aritmética, geometría y astronomía), y hay otros que aparecen mas tardíamente, como son la dialéctica y la lógica.

En el Siglo XII las escuelas monacales redujeron su área de acción a la formación de sus monjes, las escuelas palatinas perdieron su esplendor en el Siglo IX. Sin embargo, las escuelas catedralicias o episcopales, posteriormente, alcanzaron un nivel relevante que sería decisivo para el nacimiento de las Universidades.

Primeras Universidades

Debido a la reducción del campo de actuación de las escuelas monacales alrededor del Siglo XII, aparecen las primeras universidades con el fin de proporcionar una adecuada formación a jesuitas, clérigos y maestros que regentaban las administraciones cada vez más complejas de la Iglesia y del Estado.

En este contexto de necesidad de aumentar el saber del clérigo aparecen las Universidades como realidad institucional de nivel educativo superior con un edificio propio ajeno a las Iglesias. En este sentido, las universidades surgen como una continuación de las escuelas catedralicias al organizarse corporativamente maestros y alumnos es una nueva institución.

Las primeras universidades recibieron más de un nombre al ser creadas. Inicialmente se denominó Studium, Studium generale o Studium particulare.

En un primer momento, se hacía referencia a un establecimiento general para todos los estudiantes preparados, sin distinción de nacionalidad. Más tarde, haría referencia al conjunto de ciencias, conjunto general o universal del saber.

Podemos señalar como antecedentes de la Universidad de la Edad Media a la Academia de Platón, la Biblioteca de Alejandría, el Liceo de Aristóteles o el Ateneo de Roma.

Sin embargo, existe un matiz que las diferencia de las instituciones del saber creadas tanto en la época clásica como en el ámbito católico y son el carácter de corporatividad, la autonomía y la universalidad, que caracterizan a la Universidad.

Como hemos comentado anteriormente, parte de las universidades surgieron al amparo de la Iglesia, pero por otro lado el poder civil las amparaban también.

Por lo que podemos hablar de un tipo de universidad en función de su organización, enseñanza y otro aspectos.
Según la autoridad que las crea o reconoce, podemos encontrar:

  • Ex privilegio papal. Universidades creadas con cartas de fundación papal (por ejemplo Colonia y Roma).
  • Ex privilegio Imperial. Universidades con carta de fundación imperial o real (como la de Salamanca).
  • Ex privilegio papal e imperial. Universidades con doble carta fundacional (Universidad de Viena).
  • Ex consuetudine. Universidad sin carta de fundación, constituida por derecho consuetudinario (Universidad de Oxford).

En la época era de suma importancia la autoridad que creaba o reconocía a la Universidad, ya que influía en el reconocimiento de los grados que cursaban los alumnos.

Entre los privilegios e inmunidades de los que disfrutaban los alumnos que participaban en estas universidades podemos destacar: derecho y privilegios de residencia, alquileres, precios de los alimentos, exención de impuestos civiles, exención del servicio militar, etc.

A continuación podemos ver un video explicativo de las principales Universidades y sus disciplinas.

 

Universidad de París

No conocemos la fecha exacta de creación de la Universidad de París, aunque se cree que surgió hacia el año 1170.

Esta Universidad experimentó una rápida evolución debido, quizás, a la ubicación de la ciudad. Sabemos que se establece de manera formal a mediados del Siglo XII y se organiza alrededor de diversas escuelas unidas a la Catedral de Notre Dame, con el obispo de París como presidente.

En un principio, en la Universidad de París no se enseñaban todas las materias,se comenzó impartiendo las artes liberales pero pronto se establecerían tres nuevas disciplinas:

Teología: suponía la disciplina más importante en París. Lo primero en aparecer fueron las colecciones patrísticas, que eran traducciones de textos bíblicos realizados a través de un método llamado Vulgata latina de Alcuino, este estudio de la Biblia llegó a ser tan abundante y común que se agruparon en colecciones.

Todo este interés por la filosofía se dio, en parte, gracias al filósofo Abelardo y a su discípulo Pedro Lombardo.

A mediados del Siglo XIII podíamos encontrar una facultad de Filosofía bien reglamentada, centrada en los estudios de historia, sentencias, textos bíblicos y glosas.

Derecho canónico: aunque existen pocos datos sobre la facultad de Derecho de París, sabemos que su metodología era similar a la de teología.

Al alumnado se le formaba para solucionar casos específicos, como decía el jurista Augustinus “la ciencia canónica es una especia de teología práctica, resuelve casos a través de soluciones legales por el método de los juicios humanos”.

Esta facultad vio frenado su desarrollo por la prohibición del papa Honorio II en 1219, viendo frenados sus estudios.

Medicina: las primeras reglas explícitas fueron promulgadas entre 1270 y 1274, siguiendo los mismos métodos que las facultades de teología y derecho. Para finalizar los estudios de Medicina se tenia que pasar por distintas etapas:

  1. Alcanzar el título de Bachillerque en medicina duraba tres años y medio o cuatro.
  2. Después de enseñar unos añoscon el título de bachiller, el alumno, pasa a ser licenciado.
  3. Se reanudaba un nuevo periodo de docenciaque duraba 6 meses, si esta fase era superada se pasaba a una etapa final de iniciación donde ya podía pertenecer al gremio.

Los alumnos de medicina asistían a clase durante cinco años y medio y se les prohibía ejercer como médicos a los judíos, cirujanos y boticarios.

 

Universidad de Salerno y Oxford

Universidad de Salerno:

Se tiene constancia de la fama con la que gozaban los médicos de Salerno durante los Siglos IX, X, XI; su situación geográfica, encuentro de varias culturas y enclave de los viajeros del mediterráneo debió influir en gran medida en la afluencia de estudiantes.

Salerno fue uno de los centros de mayor importancia de la cultura medieval, ya que albergó la más antigua de las instituciones médicas medievales en Occidente.

Durante los Siglos X y XI la enseñanza de la medicina en Salerno aún tiene un carácter informal, ya que está formada por un grupo de estudiosos que investigan sobre medicina a la vez que la enseñan.

Su momento de mayor apogeo fue en el Siglo XII, en esta época se creó el Regimen Sanitatis de Matteo Planetario, uno de los mayores logros de la Universidad de Salerno.

Los médicos que habían estudiado en Salerno dieron origen a las cátedras de medicina de París y Montpellier.

Sin embargo, aunque durante el Siglo XII y XIII existieron escuelas de arte y a pesar de que la ciudad era un punto de encuentro relevante en cuanto a difusión de la filosofía árabe, Salerno sólo ofreció formación universitaria en el campo de la medicina.

Universidad de Oxford:

El origen de la Universidad de Oxford se debe a las escuelas monacales de Oseney y del convento agustino de Santa Frideswide.

Con la llegada de estudiantes ingleses provenientes de la Universidad de París, expulsados de ésta no por razones académicas sino políticas, las escuelas adquirieron cierta fama. Pronto surgió el Estudio General de Oxford o Universidad, cuya fecha de creación, probablemente hay que situarla en el último cuarto del Siglo XII., aunque se desconoce la fecha exacta de creación.

La fundación de las primeras residencias estudiantiles, que luego se convertirían en los famososcolleges que hoy conocemos, data de esa fecha.

La Universidad fue disuelta en 1209 debido a la muerte de dos estudiantes acusados de violación, sin embargo, en 1214gracias a una carta de aceptación negociada por Nicolás de Romanis, delegado papal, la Universidad volvió a ser restaurada en la cuidad de Oxford.

El Escolasticismo

Se entiende por escolasticismo el movimiento filosófico y teológico que intentó utilizar la razón natural humana, en particular la filosofía, y la ciencia de Aristóteles, para comprender el contenido sobrenatural de la revelación cristiana.

Los escolásticos consideran a Aristóteles la máxima autoridad filosófica llamándole de modo habitual “el Filósofo”.

La forma del escolasticismo fue heterogénea ya que acogió en su seno corrientes filosóficas, no sólo de origen grecolatinos sino también árabes y judaicas.

El términos escolástica viene de la palabra griega “scholasticus” y, en su origen, se aplicaba a los que ejercitaban la enseñanza de las escuelas monacales.

En un sentido más amplio, este término se utiliza para expresar el espíritu y métodos característicos de ese momento de la historia de la filosofía occidental o cualquier otro espíritu o actitud similar hacia el saber de otras épocas.

Dominó en las escuelas catedralicias y en los estudios generales que dieron lugar a las Universidades medievales europeas, en especial entre mediados del Siglo XI y mediados del XV.
La filosofía escolástica tiene tres rasgos principales:

  • Intento de armonizar la razón filosófica con la fe cristiana.
  • La cuestión de los conceptos universales.
  • La demostración de la existencia de Dios mediante dos formas principales: a priori y a posteriori.

En cuanto a la metodología que utilizaban en la escolástica podemos señalar como método el uso de la lógica y del vocabulario filosófico de Aristótelesen la enseñanza, la demostración y la discusión.

Otro importante método fue enseñar un texto por medio de un comentario de alguna autoridad aceptada.

En filosofía, esa autoridad era atribuida de modo casi mecánico a la figura de Aristóteles, en teología, los textos principales fueron la Biblia y el Sententiarum libri quatuor (cuatro libros de sentencias), del teólogo italiano Pedro Lombardo y que era una recopilación de las opiniones de los primeros Padres de la Iglesia sobre problemas de teología.

Además de los comentarios, era importante el método de discusión por medio del debate público.

Cada profesor de una Universidad debía comparecer varias veces al año ante el cuerpo docente y los alumnos, reunidos en asamblea, en un debate para defender los puntos cruciales de sus propias enseñanzas frente a todo aquel que las pusiera en duda.

En el Siglo XIII el debate público se convirtió en un instrumento educativo flexible para estimular, probar y comunicar el progreso del pensamiento en la filosofía y la teología. Sin embargo, desde mediados del Siglo XIV, la vitalidad del debate público decayó y se convirtió en una mera formalidad.

Humanismo: Erasmo de Rotterdam

Erasmo de Rotterdam, nació en Holanda el 28 de octubre de 1466, entre sus cualidades están las de escritor, erudito y humanista. Fue famoso por ser el principal intérprete de las corrientes intelectuales del Renacimiento en el norte de Europa.

Erasmo plasmó en sus obras “sobre el método de estudio” (1511) y “la enseñanza firme pero amable de los niños” (1529) sus opiniones progresistas acerca de la educación.

Erasmo afirmaba que el latín elemental y el cristianismo básico han de enseñarse en el hogar antes de empezar el bachillerato formal a los siete años de edad.

Además defendía las enseñanzas de la educación física, se preocupaba por despertar el interés de los alumnos y se oponía a la disciplina severa.

En la obra “Educación del Príncipe Cristiano” (1516), Erasmo hace referencia a la necesidad de educar a los príncipes para favorecer el bien común.

La educación del príncipe comienza desde que nace y su formación está basada en la doctrina cristiana y en los Libros Sagrados ya que, el príncipe debe adquirir las cualidades de bondad, sabiduría y poder para asemejarse a Dios.

Los elementos que intervienen en la formación humana y política del príncipe cristiano son:

Preceptos: desde pequeño deben ser enseñadas las premisas para asentar un buen gobierno.

Ejemplos: las Santas Escrituras, las enseñanzas de los evangelios y las escrituras de la época clásica deben servirle de ejemplo para gobernar su reinado.

Naturaleza: la educación moldea lo que el hombre es por naturaleza, si ésta es viciosa en el príncipe nada podrá cambiarlo.

Práctica: una de las partes más importante de la educación del príncipe es asistiendo y participando en eventos propios de un príncipe.

En 1529 en su obra “de cómo los niños han de ser tratados precozmente iniciados en piedad y en buenas letras” Erasmo plasma su doctrina teórico práctica sobre la educación surgiendo el nuevo modelo del humanismo pedagógico renacentista del sentido cristiano.

Para Erasmo, la escuela pública ha de estar abierta a todos y ser ocasión permanente para evitar las desigualdades sociales.
La educación humanista contemplaba los siguientes contenidos:

  • La gramática griega y latina que deben estudiarse al mismo tiempo para la lectura, el estudio y los comentarios de textos clásicos.
  • La enseñanza de la filosofía de Platón y Aristóteles.
  • La teología de los padres de la Iglesia.
  • El arte de la Oratoria.

 

Erasmo insiste en el comentario de texto como el método más eficaz para el estudio de la gramática.

 

Humanismo: Tomás Moro

Santo Tomás Moro nació el 7 de febrero de 1478 en Londres, fue un político y escritor inglés conocido por su postura religiosa contraria a la del Rey Enrique VIII que le costó la vida.

Aunque estudió Derecho, su interés se centró en la ciencia, la teología y la literatura, escribió comedias y estudió la literatura griega y latina.

En 1499 decidió hacerse monje en la congregación de los Cartujanos, cuatro años más tarde, Moro abandonó esta idea e ingresó en el Parlamento.

Su obra más importante y por la que es conocido es Utopía (1516), una sátira política sobre la vida en una isla ficticia.

En esta isla, los intereses de los individuos están subordinados a los de la sociedad como conjunto, es una comunidad que establece la propiedad común de los bienes.

Se practica la enseñanza universal y la tolerancia religiosa y la tierra pertenece a todos. Con esta obra, Moro, pretendía abrir los ojos del pueblo a los males sociales y políticos de la época.

Tomás Moro es el creador de la palabra Utopía que en griego significa “no lugar”, es decir en ninguna parte o algo inexistente.

En las utopías el tipo de educación debe ser adecuado a la estructura social, política y económica que se pretende conseguir para que los ciudadanos puedan participar en la construcción de ese nuevo mundo justo e igualitario.

Para ello, los aspectos de la formación de los utopienses se constituye del siguiente modo:

  • Educación social: en la isla, todo se dirige a la educación del individuo para la comunidad. La familia no puede ser una estructura cerrada en sí misma, sino una estructura abierta y dinámica. El matrimonio exige virginidad prematrimonial y la convivencia es la clave de la comunidad.
  • Educación moral: los placeres del espíritu son superiores a los placeres del cuerpo porque los primeros nacen de la virtud y de la conciencia de una vida honrada.
  • Educación física y estética: el bienestar mental va unido a la salud. Los utópicos fomentan la belleza, la fuerza y la agilidad. En esto podemos apreciar el sentir renacentista de Moro.
  • Educación política: la obra se inicia con el hecho de que todas las familias que viven en utopía aceptan el consenso democrático. Todos participan en la vida pública de la isla. Los obreros aprenden un oficio generalmente de tradición familiar, aunque no es necesario. Si se vislumbra que un ciudadano tiene vocación o aptitud para un oficio se le alienta para que siga ese camino, por su propia felicidad y para la utilidad del Estado.
  • Educación religiosa: este tipo de formación es práctica, pluralista y racional. Para los habitantes de Utopía, todas las religiones tienen el fin de adorar la divinidad de la naturaleza. La práctica religiosa se impregna de un sentido social de acuerdo con su concepción de vida en común. Los sacerdotes, son elegidos por el pueblo y son los verdaderos educadores en Utopía, se encargan de aconsejar a la gente, dar ánimos… tienen a su cargo la educación de los niños y jóvenes, ocupándose más en formar sus costumbres que el instruirlos.

 

 

Discurso día de la Bandera 24 Febrero 2017

Estimado Sr. Gobernador Aristoteles Sandoval

Sr. Presidente Municipal Pablo Lemus

Miembros del Presidium

Autoridades que nos acompañan

Invitados Todos

 

Me congratula estar hoy con ustedes compartiendo el gozo de celebrar el día de nuestra bandera. Mi nombre es Edgar Eduardo rosales ramos hoy me complace representar a toda la niños y niñas, adolescentes y jóvenes que forman parte de la educación básica en nuestro bello estado de Jalisco. Por ello quisiera dirigir unas palabras a ustedes sobre mi sentir y vivir de nuestro lábaro patrio.

Desde niños hemos vivido en nuestra formación un amor propio a nuestros lábaros patrios, en especial a nuestra bandera. Pero ¿Qué representa la bandera para nuestro país? La bandera como lábaro patrio nos representa internacionalmente dándonos una identidad como mexicanos miembros de una nación libre y soberana, un pueblo trabajador y solidario, una raza de bronce que nace de las más antiguas raíces de esta tierra mexicana.

Gran bandera tricolor, que nos das la esperanza en tus verde renacer, nos llenas con la paz en tu blancura, que nos lavas con el rojo de la sangre derramada por héroes conocidos y anónimos, que nos envuelves en tus brazos llenos de valor y fortaleza, de tradiciones y costumbres que nos identifican a cualquier lugar que vamos, donde un mexicano este tu siempre estarás.

En tu imagen se refleja toda una historia de gloria y esplendor que se contará de generación en generación, como lo hizo mi abuelo con mi padre, como lo hace mi padre conmigo, como lo haré yo con mis hijos, te prometo recordarte, prometo no olvidarte, pero sobretodo prometo respetarte.

En este día me enorgullece el estar aquí contigo, y poder expresarte ante todas estas personas mi vivir mexicano, mi sentimiento nacional,  sentimiento que me llena de fortaleza para afrontar cualquier problema, esperanza para vivir cada día mejor, que me lleva a estar orgulloso de llamarme MEXICANO.

Porque aunque solo sea un joven y aun me falten experiencias por vivir me has enseñado lo valioso que la virtud de la esperanza, la pureza y de la entrega en cuerpo y alma. Me recuerdas que debo seguir los principios de nuestra nación, siempre como el color verde mantenernos firmes con la esperanza, y al igual que el color blanco nos mantengamos en Unión, y como el color rojo nos entreguemos hasta el alma, hasta la sangre por nuestro país.

Escrito por el Lic. Héctor Paul Ayala Valadez

Pronunciado por el C. Edgar Rosales

CRECIMIENTO ECONÓMICO DE LA NUEVA ESPAÑA

El auge económico de la nueva España se dio sobre todo a partir de 1740, lo podemos constatar con algunas fechas interesantes, por ejemplo en 1742 había en la nueva España una población con de poco mas de 3 millones 300 mil habitantes, esta cifra casi se duplicó para 1810, la producción minera era seis veces mayor en 1810 que la que era a finales del siglo xvii, por supuesto toda esta actividad económica generó también una mayor  derrama de impuestos de manera que nueva España se convirtió en la más rica de España y la que mas ingresos generaba.

EL FLORECIMIENTO DE LAS CIUDADES:

A finales del siglo xvi y principios del XVII ciudades en la nueva España como México pueblo de os ángeles ante que era hoy Oaxaca Valladolid hoy Morelia ciudad real hoy san Cristóbal de las casas y Guadalajara se convirtieron en importantes centros financieros, económicos, políticos, religiosos y culturales.

Durante la época de los monarcas borbones en España, se dio mucha importancia en la nueva España al desarrollo de las obras públicas para las ciudades, por ejemplo en que hubiera servicios públicos como agua, alumbrado, drenaje y calles empedradas al servicio de los habitantes de estas ciudades. Como la minería era una actividad que generaba tantos recursos para la colonia como para España, los monarcas de la casa de Borbón se dieron a la tarea de explotarla aun más, se introdujeron técnicas nuevas de explotación de los metales, por ejemplo el uso de la pólvora para ampliar los túneles y los tiros de las minas, se crearon compañías que brindaron recursos para explotar las minas y también se generó la  inversión de capitales de los comerciantes que estaban interesados en incursionar en el negocio de la minería. Todo esto por supuesto con el apoyo de la casa de Borbón en España.

Para 1800 había en la nueva España alrededor de 3 mil minas en explotación que generaban enormes riquezas para la colonia y para España. La agricultura también comenzó a ser una actividad de cierta importancia en la nueva España, sin embargo dependía por supuesto del clima para prosperar, como recordarás en el bloque 1 estudiamos que desde mediados del siglo XVI s estableció el sistema de flotas para proteger de los piratas a las embarcaciones que salían de nueva España con rumbo al viejo continente cargadas de mercancías, este sistema permitía el intercambio comercial entre nueva España y el puerto de Cádiz en España.

En 1778, Carlos III dictaminó la pragmática de comercio libre con esto se permitió que otros puertos de España intercambiaran mercancía con la nueva España, esto trajo como resultado que de nueva cuenta que en nueva España comenzó una gran abundancia de productos europeos, como ya había tantas mercancías españolas, los mercados se saturaron, los precios bajaron y también disminuyeron las ganancias de los comerciantes. El mercado interno, esto es el uso y consumo de los productos fabricados en el mismo país se fortaleció y el monopolio comercial entró en decadencia.

Monopolio comercial es lo que sucede cuando una sola persona o grupo o empresa, controla la mayor parte de las actividades comerciales en algún rubro determinado.

Como ya hemos estudiado, la minería fue una de las actividades más importantes de la nueva España y generó enormes riquezas, podemos mencionar entre los hombres mineros más ricos, dueños de minas a Pedro Romero de Terreros y a José de la Borda. Con sus riquezas Romero de Terreros quien era propietario de las minas de Real de Monte, financió conventos y colegios y fundó lo que hoy es el Nacional Monte de Piedad, una casa de empeño y préstamos para personas de escasos recursos. José de la Borda era conocido por capturar indígenas en sus aldeas y conducirlos encadenados hasta sus minas donde debían de  trabajar vigilados por capataces y a veces hasta desmayarse del cansancio, por otro lado construyó en Cuernavaca un jardín que lleva su nombre y en Taxco invirtió una fuerte cantidad de dinero para edificar la iglesia  de santa Prisca.

LOS INICIOS DE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL EN NUEVA ESPAÑA.

A pesar de que la corona española deseaba fervientemente impedir el desarrollo industrial de nueva España para que siguiera siendo dependiente de las importaciones que llegaban del viejo continente, en el siglo XVIII hubo un importante desarrollo de la industria manufacturera de hilados de lana y algodón. La producción textil estaba a cargo de los talleres artesanales  y de los obrajes.

Los talleres eran controlados por los gremios que eran corporaciones que incluían a maestros y aprendices principalmente pero también oficiales y estas organizaciones eran quienes determinaban los salarios, las jornadas de trabajo, los precios y las especificaciones que debían tener los productos textiles. También se encargaban de que nadie ejerciera esta profesión fuera del gremio.

Los obrajes eran construcciones muy parecidos a las cárceles de aquella época, adaptadas para el trabajo de la manufactura, quienes trabajaban en los obrajes eran presos pero también trabajadores asalariados, las principales manufacturas que se llevaban a cabo en los obrajes eran las textiles. La producción textil se utilizaba principalmente para el consumo interno, se enviaban las prendas fabricadas a las ciudades a las haciendas y a las minas.

LA PREMINENCIA DEL BAJÍO.

El Bajío es a lo que se le conoce a la fértil planicie que abarca los estados actuales de Michoacán, Guanajuato y Querétaro, en el siglo XVII esta zona comenzó a ser cada vez más atractiva para las inversiones que buscaban la explotación de minas y la fundación de haciendas. Esta zona comenzó a poblarse rápidamente y como consecuencia se establecieron ranchos agrícolas y ganaderos para poder cubrir la demanda de alimentos de la creciente población.-

En el siglo XVIII, esas rancherías y comunidades agrícolas se fueron convirtiendo en ciudades, las ciudades que hoy son Silao, Irapuato, Celaya, Salamanca y León entre otras, y también se comenzaron a instalar en esas ciudades talleres textiles y obrajes.

LA OCUPACIÓN DE TEXAS, TAMAULIPAS Y LAS CALIFORNIAS

En el siglo XVIII la parte de norte de la nueva España era rica en minas y ganado, sin embargo estaba muy lejos del centro y era muy difícil su control por parte de los españoles. En la segunda mitad de este siglo, el gobierno español estableció en Texas y en las dos californias presidios y misiones, los presidios eran una especie de fortificación con guarniciones de soldados destinados a proteger la zona. ¿De quién tenían que protegerse? Pues de la invasión de los indios nómadas, de la penetración de los rusos por el pacífico y de los franceses y anglosajones por el golfo de México.

A partir de 1750, los españoles pudieron concretar la ocupación de Tamaulipas que hasta entonces se había resistido a la penetración española, este territorio recibió el nombre de provincia de nuevo Santander y José de Escandón quien fuera un militar a quien el gobierno español le había encomendado la conquista, colonización y pacificación del territorio se convirtió en su primer gobernador.

EL ENFRENTAMIENTO CON LOS INDIOS DE LAS PRADERAS DE NORTE AMÉRICA

Como ya hemos comentado desde finales del siglo XVIII la corona española estableció presidios en el norte de la nueva España desde Sonora y hasta Texas, los habitantes de la provincia de Nueva Vizcaya, que incluían los estados que hoy son Durango, Sinaloa Sonora y Chihuahua, durante un tiempo vivieron en paz con los indios apaches, sin embargo un conflicto entre estos y los indios comanches vino a cambiar la situación, en 1748 los comanches que eran una etnia de Nuevo México, expulsaron a los apaches de ese territorio, esta situación fue muy grave para los apaches ya que de pronto fueron despojados de la zona de caza del bisonte que constituía el elemento principal para su subsistencia. Los apaches emigraron entonces hacia el sur y comenzaron a alimentarse del ganado de los españoles, en ocasiones saqueando las poblaciones y matando gentes.

La corona española tomó diversas medidas para enfrentar la situación por un lado intentaron establecer alianzas, también enviaron más soldados a los presidios para poder controlar mejor la situación, fomentaron el divisionismo entre las tribus, esto es que los indios apaches no estuvieran unidos para que no fueran tan fuertes al enfrentarse a los españoles y además fomentaron el uso del alcohol, de esta manera creaban una dependencia de los apaches hacia los productos de la nueva España.

Sistema de castas en la Nueva España

Las castas coloniales hacen referencias a un sistema de estratificación social que tuvo su aparición en las colonias de España en América y Filipinas, a partir del siglo XVIII. Un sistema de Castas es una forma particular de estratificación caracterizada por varios rasgos estructurales específicos (rigidez del sistema, pertenecía a una casta por nacimiento, imposibilidad de cambiar de casta, endogamia, jerarquía absoluta de castas en todos los campos, particularmente en el sistema de valores). Tuvo su origen en el temor de los grupos más privilegiados de la antigua dicotomía de españoles e indios, por la progresiva ganancia de derechos y poder político o económico de parte de un número cada vez mayor de población mestiza.

El Imperio español impuso un sistema de castas en sus colonias de América y Filipinas. Para emigrar a América los españoles ingresaban al sistema de limpieza de sangre, se trata de un sistema de discriminación de base teológica y aristotélica. Algunos estudiosos han considerado que el sistema de castas del Imperio Español aplicado entre los siglos XVI y XIX, fue uno de los antecedentes del racismo europeo moderno científico, surgido en el siglo XIX. Otros investigadores han negado que la doctrina española de la limpieza de sangre tuviera alguna influencia en el racismo europeo. El sistema de estratificación colonial clasificaba a las personas en tres «razas»: blanca o española, indígena y negra. La sangre de las personas de cada grupo era «limpia», pero si un hombre y una mujer de diferentes «razas» engendraban un hijo, la sangre de este se vería «mezclada». Debido a ello, en el sistema colonial español, el término «cruzas» designaba a los grupos e individuos con «sangre mezclada» a consecuencia del sexo interracial.

La legislación imperial española clasificó a su vez a los individuos en diversos tipos de «castas» o «cruzas», definidas según las «razas» o «cruzas» que se le atribuían a sus antepasados. Los derechos que le correspondían a cada persona estaban estrictamente determinados por su clasificación en una «raza» o una «casta», considerándose superior al español peninsular (nacido en la península ibérica) y en el lugar más «bajo», al esclavo secuestrado en África.

Principales castas o cruzas en las colonias españolas

Las principales castas o cruzas eran:

Las principales castas o cruzas eran:

Castas de origen Casta resultante
español indígena mestizo
indio negra zambo
negro zamba zambo prieto
español negra mulato
mulata español morisco
español morisca albino
albino español saltatrás
indio mestizo coyote
español coyote harnizo
coyote indio chamizo
chino india cambujo
cambujo india tente en el aire
mulato tente en el aire albarazado

Estas principales castas eran las que más frecuentemente aparecen en los documentos legales, como registros de bautismos, casamientos o fallecimientos. Durante el virreinato se llevaba un registro preciso de las castas, cuya importancia llevaba aparejadas discriminaciones o ventajas sociales, al grado de una persona intentaba ser clasificado como una casta más valorizada. A fines del siglo XVIII llegó a ser posible pagar para recibir una gracia al sacar para ser clasificado como blanco en los registros.

Una multitud de otros nombres existían en el lenguaje popular, y en particular en las pinturas de castas, para otras mezclas más complejas. No había consenso sobre sus definiciones, y varias se pueden encontrar en listas y en las pinturas de casta novohispanas. Pero lo que sí estaba de acuerdo era que las mezcla de indígena y español eventual produciría un español, si se seguía introduciendo «sangre blanca» en cada generación.

El blanqueamiento no se aceptaba para la «raza» negra. Por ejemplo, un torna atrás era una persona nacida de la unión sexual de dos «blancos», pero que tenía características fenotípicas de «negro». Esto era porque la sociedad hispanoamericana colonial asociaba un atavismo (eso es a decir, tendencia a reproducir tipos originales) a los negros. El miedo era que no importaba cuántas generaciones de «blancos» una persona podía tener: si finalmente un abuelo o bisabuelo había sido «negro» o «indio», los rasgos raciales negros o indígenas volvían a aflorar en sus descendientes en mayor o menor medida, ya en los rasgos del rostro, el color de la piel, la forma del cabello, incluso en la contextura corporal. Este racismo llegaría a intentar definir las tantas «mezclas» como personas había, aplicando para ello decenas de nombres para todo tipo de «resultados» surgidos, lo cual llevó al manejo de definiciones múltiples. Por ejemplo, «chino» era comúnmente definido como se menciona arriba; sin embargo, «chino» también se definía como hijo de torna atrás y de india. Este «chino», por su parte, daba nacimiento al lobo, si se emparejaba con una mulata. El lobo y otra mulata engendraban al jíbaro. Adicionalmente, se denominabacuarterones o quinterones a aquellas personas que tenían una cuarta o quinta parte de sangre africana o indígena, pero con aspecto bastante “blanco”. Varias listas existen de estas castas, en particular de las pinturas de castas.

Dos ejemplos de estas listas son:

         De español e india, mestizo.

         De indio con negra, zambo.

         De negro con zamba, zambo prieto.

         De zambo con india, chino.

         De español con negra, mulato.

         De mulata con blanco, morisco.

         De español con morisca, albino.

         De español con mestizo, castizo.

         De albino con blanca, salta atrás (uno de los miembros tenía que tener abuelo o bisabuelo negro).

         De indio con mestizo, coyote (también se denomina cholo).

         De mulato con india, chino.

         De español con coyote, harnizo.

         De coyote con indio, chamizo.

         De chino con india, cambujo.

         De salta atrás con mulato, lobo.

         De lobo con china, gilvaro.

         De gilvaro con mulata, albarazado.

         De albarazado con negra, cambujo.

         De cambujo con india, sambaigo.

         De sambaigo con loba, campamulato.

En Hecatonquiros:

         De español e india nace mestizo.

         De mestizo y español, castizo.

         De castiza y español, español.

         De española y negro, mulato.

         De español y mulato, morisco.

         De español y morisca, albino.

         De español y albino, torna atrás.

         De indio y torna atrás, lobo.

         De lobo e india, zambazo.

         De zambazo e india, cambujo.

         De cambujo y mulata, albarazado.

         De albarazado y mulata, barcino.

         De barcino y mulata, coyote.

         De coyote e india, chamizo.

         De chamizo y mestiza, coyote mestizo.

         De coyote y mestizo, chango.

Integradora 2

Las innovaciones en la educación

Es un tema de interés general y sobre todo para quienes buscamos en algún momento laborar en el ámbito de la docencia, la búsqueda de esa innovación no solo tecnológica sino de la forma de impartir la sesión de clase, cambiar el sistema educativo comenzando con nosotros mismos y nuestras clases,que el dinamismo sea mayor.  Buscar el método de enseñanza apropiado para la clase, pues los tipos de enseñanza tienen demasiada importancia de acuerdo a la forma de aprender de cada uno de los alumnos.

Las TICs tienen una importancia grande en la innovación de la educación, pues proporcionan herramientas tecnológicas son de mucha ayuda para el pronto y mejor aprendizaje proporcionando facilidad y dinamismo tanto para el docente como para el alumno.

Leer las reflexiones de mis compañeros me ha brindado la oportunidad de ampliar mi horizonte, la revisión de las diferentes ideas que proporcionan me ayudar tener un mayor conocimiento y perspectivas de lo que los alumnos puedan necesitar o bien cuales puedan ser las mejores para los alumnos.

En esta ocasión creo llegar a cumplir con los objetivos que marca el curso, primeramente al cumplir con las tareas y trabajos que se requieren además de poner en práctica todo cuanto sugieren para el mejor aprendizaje con mis alumnos, buscando la mejor forma compartir con ellos la enseñanza para que desarrollen su aprendizaje

Reseña de “Las batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

  Héctor Paúl Ayala Valadez

CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES

DEPARTAMENTO DE HISTORIA

ANALISIS VALORATIVO DEL TEXTO:

“LAS BATALLAS EN EL DESIERTO”

DE JOSÉ EMILIO PACHECO

 

 

HÉCTOR PAÚL AYALA VALADEZ

212231032

 

 

ANALISIS VALORATIVO DE TEXTOS

LICENCIATURA EN HISTORIA

DICIEMBRE 2012

 

  1. 1.    ANÁLISIS SOCIOHISTÓRICO – CONTEXTUALIZACIÓN

 

Las Batallas en el desierto, una novela histórica.

 

José Emilio Pacheco, el autor de esta novela, es contemporáneo a los hechos relatos en ella, por lo cual se puede llegar a la conclusión de que este es un texto lectura, aunque en lo personal me atrevo a indicar que puede ser de textos varios, ya que presenta manifestaciones ideológicas desde filosófica, política incluso religiosas aunque en ninguna de ellas profundice demasiado.

Su origen privado se debe a que es un texto de vivencias personales, sobretodo biográfico del autor. Extraído de las recónditas memorias de un escritor y pensador mexicano sin dejar de lado su naturaleza narrativa.

Desarrollada durante el año de 1948, es la historia de un niño de clase media llamado Carlos, que se ve enmarcada en su contexto social y político; describe los problemas del gobierno de Miguel Alemán, la influencia en la cultura popular proveniente de Estados Unidos, así como la moral ambivalente del México de las décadas de los 40’s. Esto quiere decir que la historia se desenvuelve de manera lineal, iniciando a finales de 1940 y continua su secuencia cronológica hasta los años sesenta, que Carlos regresa a México en búsqueda de Mariana.

José Emilio Pacheco

 

Poeta, narrador, ensayista y traductor mexicano, cuya cultura literaria y sensibilidad poética lo convirtieron en uno de los miembros más destacados de la llamada Generación del Medio Siglo.

Estudió derecho y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y allí comenzó a colaborar con la revista Medio Siglo. Más tarde formó parte de la dirección del suplemento Ramas Nuevas de la revista Estaciones, junto a otro reconocido autor mexicano, Carlos Monsiváis, y de la redacción de la Revista de la UNAM. Fue asimismo jefe de redacción del suplemento México en la Cultura, en colaboración con Fernando Benítez.

Profesor en varias universidades de México, Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, se dedicó también a la investigación en el Departamento de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); como resultado de esta labor de investigación y reconstrucción de la vida cultural mexicana de los siglos XIX y XX, publicó numerosas ediciones y antologías. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán y ruso.

Pacheco se caracteriza por su uso de un lenguaje coloquial y simple en sus obras. Batallas en el desierto fue escrita en 1981mismo año en que fue publicada. Pacheco recibido varios premios entre los que caben citarse: Premio Nacional de Lingüística y Literatura 1992 y el José Asunción Silva al mejor libro de poemas en español publicado entre 1990 y 1995. Formó parte de la “Generación del ‘50” junto a otros escritores como Carlos Monsiváis, Eduardo Lizalde y Sergio Pitol. Ha sido docente en diversas universidades del mundo e investigador del INAH; actualmente es miembro del Colegio Nacional desde 1986.

Durante la FIL 2009 llevada a cabo en Guadalajara, Jalisco, se presento José Emilio Pacheco, acompañado del escritor Xavier Velazco, para recibir el premio “Cervantes de literatura” de ese mismo año, de manos del presidente de la FIL Raúl Padilla López.

En este evento José Emilio, como prefirió que lo llamaran y así evitar el “usted”, confesó que su inspiración para escribir Batallas en el Desierto fue un motivo inconsciente, tomando como base únicamente los recuerdos infantiles, los amores trágicos que no tienen esperanza y así crear una historia con una época y ambiente histórico que sí existió y que marcó la vida de todo un país.

Reflejar la vida cotidiana y precisar los hechos para contar una historia, es lo que pasa por la mente de José Emilio Pacheco cuando escribe: “Es la necesidad humana de la relación. La literatura te ordena las ideas al momento de querer expresarlas”. Comenzó a escribir “antes de saber escribir”, al darse cuenta que era torpe para algunas cosas y al paso de los años descubrió que sólo se puede “escribir lo que lee”.

Identificarse con lo que lee es la motivación que lo impulsa a seguir escribiendo y recordar en cada línea que el “amor” siempre estará presente en la literatura. “El amor es como una enfermedad y en estos tiempos el amor no tiene respuesta”, aseguró José Emilio Pacheco, al ser cuestionado sobre el significado que tiene este sentimiento en su vida diaria.

Pacheco, con su gran trayectoria ha logrado posicionarse como uno de los mejores escritores mexicanos  de todo América. Estas son sus obras por año, comenzando de la última hacia la primera.

 

  • Álbum de Zoología 2012   
  • Tarde o temprano (Poemas 1958-2009) 2010 
  • Los días que no se nombran 2010
  • Como la lluvia 2009 
  • La edad de las tinieblas 2009 
  • Gota de lluvia y otros poemas para niños y jóvenes 2005 
  • En resumidas cuentas 2004 
  • Siglo pasado 2000 La arena errante. Poemas 1992-1998 1999 
  • El silencio de la luna 1995   
  • Ciudad de la memoria 1989 
  • Los trabajos del mar 1983   
  • Las batallas en el desierto 1981 (2010)   
  • Desde entonces 1980
  • Tarde o temprano 1980
  • Islas a la deriva 1976 
  • Irás y no volverás 1973   
  • El principio del placer y otros cuentos 1972 (2010) 
  • Antología del modernismo (1884-1921) 1970
  • No me preguntes cómo pasa el tiempo 1969
  • Morirás lejos 1967
  • El reposo del fuego 1966  
  • El viento distante y otros relatos 1963 
  • Los elementos de la noche 1963   
  • La sangre de Medusa y otros cuentos marginales 1959

 

  1. 2.    INTERPRETACIÓN

Sus aspectos externos

 

La historia de “batallas en el desierto” es narrativa y pragmática, pues el autor sirve de testimonio principal de la obra, narrando lo que de interesante pudo haber en ese momento determinado.

Como anteriormente se ha mencionado en este trabajo, Pacheco se caracteriza por su uso de un lenguaje coloquial y simple en sus obras. Lo que las hace simples y fáciles de leer, así como muy buscadas por los jóvenes, al grado de exhibida en 1987 con el título “Mariana, Mariana”, además de una canción del grupo Café Tacuba, con el nombre “Las batallas.

Esta novela fue escrita en 1981 y en ese mismo año fue la primera edición en Biblioteca Era, en 1999 se hizo una revisión de la misma para ser editada por segunda ocasión, y su tercera edición fue hasta 2011. Reimpresa en 2009 y 2010 por la alta demanda que tuvo a raíz de  los premios otorgados en esos años. Yo he leído la segunda reimpresión de 2012 de la casa editorial Biblioteca Era, impreso en México.

Pacheco vivió su infancia durante los años en que se menciona se desarrolla la novela, por lo tanto creo en la fiabilidad hacia este autor, además de sus vastos conocimientos y su larga trayectoria. No me reúso a pensar que pudo utilizar otras ciencias (además de la historia) para escribir este libro, pero sí que su principal fuente es su memoria y recuerdo, que al final es lo que mejor solemos guardar y con mucho celo.

La metodología utilizada la percibo como diacrónico, esto quiere decir que el autor narra los hecho por orden evolutivo, cronológico, con un enfoque erudito o sea que busca ante todo los datos y los detalles incluso los mas minuciosos y periféricos al tema central de la historia.

“Las batallas en el desierto” es una obra de apenas 68 páginas, divididas en 12 capítulos, sencillos y de fácil y pronto entendimiento.

 

Sus aspectos internos.

 

            Narra la historia de un joven pre-adolescente, llamado Carlos, que se enamora de la mamá de su mejor amigo. “Me acuerdo, no me acuerdo: ¿qué año era aquel?”. La historia comienza con Carlos describiendo al México de los ’40: personajes, programas y canciones de moda, los avances de la industria automotriz, las condiciones políticas del gobierno de Miguel Alemán y la creciente influencia de los Estados Unidos en el país.

En la escuela, Carlos conoce a Jim, quien sería su mejor amigo tras defenderlo de otro compañero que lo molestaba. En una ocasión, Jim lo invita a su casa   y es entonces cuando conoce a su madre, Mariana, de quien queda perdidamente embelesado. Otro día, estando en clases, no soportó el deseo de expresar lo que sentía a Mariana, por lo que decide escabullirse de la escuela para visitarla.

Ante la intriga de ella, Carlos decide confesarle su amor. Pero los compañeros de su escuela y sus padres se enteran de lo acontecido y arman un escándalo sobre la precocidad del pequeño o de, peor aún, la mala moral de Mariana. Carlos es cambiado de escuela y, junto con su familia, pasan a   una mejoría económica.

Un día, Carlos se encuentra con uno de sus antiguos compañeros, Rosales, quien le notifica sobre lo que se había comentado en la escuela después del incidente y sobre el suicidio de Mariana como consecuencia de un altercado con su amante. Carlos, incrédulo, decide buscar a su amor platónico en la casa donde esta vivía, pero se encuentra con que los vecinos no tenían ninguna memoria o recuerdo de Mariana o Jim.

La novela termina con Carlos recordando al México que fue y que nunca será recordado: “Se acabó esa ciudad. Terminó aquel país. No hay memoria del México de aquellos años. Y a nadie le importa: de ese horror quien puede tener nostalgia”.

La historia se desarrolla en México, en la época de finales de los ‘40 e inicio de los ’50. El contexto manejado en la obra hace referencia a los cambios por los que atravesaba el país: problemas políticos y sociales en el gobierno de Miguel Alemán, la influencia de   la invasión de productos extranjeros y cultura Norteamericana y las costumbres, valores y concepción de la moral de las familias que transitaban de un México tradicionalista hacia la urbanización gracias a la industrialización y crecimiento de las ciudades. Carlos es de clase media y se encuentra rodeado de amigos (algunos de diferentes nacionalidades) tanto de la clase baja como de la clase alta.

 “Las batallas en el desierto” está escrita en primera persona (Carlos, ya adulto, es quien reseña). Su nombre es tomado en relación a las luchas, en un lote de arena, entres árabes y judíos que se mantenían en la escuela de Carlos.  José Emilio Pacheco remite a los elementos más significativos de la época para que el lector se identifique con las condiciones sociales, políticas y económicas de la novela. 

El tiempo es la duración de los acontecimientos; es decir, lo que abarcan desde su inicio hasta su desenlace. No tiene que ver con lo que dura el proceso de leer, sino con los hechos ficticios que estamos recreando. El tiempo se clasifica de las siguientes maneras: 

a) Tiempo objetivo: es el tiempo que transcurre normalmente; sucede en orden cronológico y de manera lineal. La historia comienza a ser narrada como por 1940 cuando Miguel Alemán era presidente de México y continúa con su secuencia hasta 1970.

b) Tiempo subjetivo: aquí se narran hechos sucedidos en otro tiempo. No solo se mencionan sino que ocurre en forma de acción. Este tiempo no respeta el orden natural de las cosas; puede pasar de presente a pasado o de pasado a futuro. 
-“Hubo un gran temblor en Octubre, apareció un cometa en Noviembre, Dijeron que anunciaba la guerra atómica y el fin del mundo o cuando menos otra revolución en México” (capitulo XII).

c) Planos temporales: es parecido al tiempo subjetivo, pero en esta modalidad podemos encontrar historias o mundos paralelos, narrados al mismo tiempo.

El espacio es el lugar o los lugares donde sucede la acción. Estos lugares son generales y muy amplios como: un planeta, un país, una ciudad y particulares como: una casa, un cuarto o un rincón. Los espacios se clasifican en exteriores e interiores; en el análisis es necesario describirlos o anotar los hechos importantes que suceden ahí. 

a) Lugares generales: México. D.F.

b) Lugares particulares: 

• Escuela (el patio): sin árboles ni plantas, ladrillo y era de tierra colorada, solo una caja de cemento. Por eso le llamaban desierto.

• Colonia Roma:   colonia de clase media, donde vivía la Familia de Carlitos.

• Departamento de Carlos: donde vivió la familia en los días de su clase media.

• Departamento de Mariana y Jim: estaba muy ordenado y muy limpio, tenía olor a perfume con muebles de Sears Roebuck y varias fotografías de Jim, Mariana y del papa. Es a donde fue Carlitos a cenar y conocer a Mariana y a donde fue a declararle su amor.

• Plaza Ajusco: casas porfirianas, fuente forma de trébol. Es a donde Carlitos jugaba con sus carritos de niño.

• Iglesia de Nuestra Señora del Rosario: fue a donde Carlitos fue a confesarse después de haberle declarado su amor a Mariana.

• Oficina del psicólogo: Consultorio con paredes blancas,   fue donde le hicieron pruebas psicológicas a Carlitos.

• Edificio donde vivía Mariana: Es donde Carlitos entra a preguntar por Mariana   después de que se entero que había muerto.

 

  1. 3.    CRÍTICA

 

El autor no da descripción física de Carlos, sin embargo, se infiere, en base a conversaciones de otros involucrados, que el personaje tiene una edad menor a los 13 años.

Psicológicamente Carlos es un muchacho tranquilo, que sobrelleva su condición familiar, los cambios en el país y sobre todo, la concepción del amor durante la pre-adolescencia de una manera natural, curiosa e impulsiva. Procura no juzgar a los demás.

La madre y el padre de Carlos: su madre es tradicionalista, vive bajo el régimen de lo que debería ser una “ama de casa”, es fiel, presumida, va a la iglesia y vive dentro de los preceptos religiosos, su conducta debe ser siempre moral. El padre parece estar un poco distanciado de la familia y sigue los pasos de su esposa.

Héctor, el único hermano de Carlos, rebelde, con grandes ansias sexuales y de actitud despreocupada. 

Mariana, es la joven madre de Jim y amor platónico de Carlos; descrita como una mujer hermosa y delgada de 28 años. Es una mujer comprensiva, con una idea clara sobre su adultez. Inmersa en la cultura norteamericana y aparentemente propensa a la depresión.

 Jim es norteamericano, de familia rica, proveniente de San Francisco. Era amigo de Carlos, que vivió con el anhelo de ser reconocido por su padre, a quien admiraba. Fue la invitación a su casa, en la que Carlos conoció al amor imposible que marcaría su vida: Mariana, la madre de su mejor amigo.

Rosales el compañero que entablara un altercado con Carlos. Era de familia pobre. Cuenta a Carlos lo que había ocurrido (en la escuela y en la vida de Mariana) después del   incidente donde el protagonista le declarara su amor a la madre de Jim. Fue su repentina aparición la que resurgió el interés de Carlos por Mariana. 

La novela es una descripción del último paso del tradicionalismo por México. Es una crónica sobre la invasión extranjera que poco a poco fue alienando al país de su verdadera esencia. Las condiciones sociales, políticas y culturales de la época de los ‘40 e inicio de los ’50 se unen para formar un escenario en donde el actor principal es Carlitos, un niño incomprendido que ante las problemáticas del país, los marcados contrastes sociales y la presión de las leyes decorosas de su familia, encuentra un oasis en medio del caos: el amor. El amor es algo tan puro, que por eso el autor solo podía adjudicarlo a un niño, a un ser inocente.

Los impulsos del amor llevan a Carlitos a ser tachado de aberrante, precoz, loco, anormal, en pocas palabras, lo acusan de haber practicado el peor de los pecados para la sociedad de la época: la inmoralidad. Por su conducta es marginado, primero por su propia familia: los padres son intolerantes, no lo conocen; su hermano Héctor, que a pesar de solaparlo, no toma el amor de su pequeño hermano por Mariana como algo serio, sino como un juego, un atrevimiento necesario de la pre-adolescencia. El verdadero conflicto interno de Carlitos no es la declaración de amor y las consecuencias que trajo, si no el hecho de que nadie entiende que el amor que siente es real.

En segundo lugar está su entorno social. El hecho de que sus compañeros y conocidos se enteraran de todo, pero a través de chismes y rumores, demuestra que la población del México de entonces, trataba de mantener en voz baja los últimos indicios de costumbrismo ante la llegada de la era moderna y el extranjerismo (que se muestra a partir de cambios en la comida, por ejemplo: el pozole se convierte en una hamburguesa y el tequila en whisky). Para las personas conservadoras de la época esto constituye una pérdida de los valores y tradiciones del país, sin embargo, a la vez que trataba de que sus opiniones fueran “desapercibidas”, se encontraban ansiosas de saber qué vendría próximamente, de la modernización. 

En lo referente al caos que se menciona en el análisis, podemos identificar   actitudes y acciones llenas de antipatía que se marcan desde de la niñez: la popularidad de los juguetes bélicos, los episodios de guerra protagonizados en el patio de la escuela (árabes contra judíos protagonizan un conflicto externo que en realidad existió, un “amor apache”), el lenguaje altisonante y el racismo entre compañeros. La escuela de Carlitos es en sí, un mundo pequeño, un reflejo de lo que la intransigente y turbia sociedad significaba para las nuevas generaciones.

Los personajes son seres creados por la imaginación del escritor para que vivan los conflictos y realicen las acciones que conforman el texto de ficción. Son más o menos parecidos en su físico o en su comportamiento a las personas reales; es decir, realizan funciones propias de los seres humanos.

El narrador de esta historia es en primera persona, como se puede ver en el siguiente ejemplo Carlitos, el personaje principal es el que narra la historia. Ejemplo:

“Entré en la nueva escuela. No conocía a nadie. Una vez más fui el intruso extranjero. No había árabes ni judíos ni becarios pobres ni batallas en el desierto aunque si, como siempre, ingles obligatorio. Las primeras semanas resultaron infernales. Pensaba todo el tiempo en Mariana”

 

En otro caso es un narrador protagonista, ya que la persona que narra esta historia es el personaje principal.

Podemos ver que es un narrador omnisciente, así se comprueba en la siguiente cita:

“Pensé que iba a reírse, a gritarme: estás loco. O bien: fuera de aquí, voy a acusarte con tus padres y con tu profesor.”

 

  1. 4.    CONCLUSION

 

La historia inicia finales de los cuarenta, cuando Carlitos, relata su infancia y sus tiempos románticos de la niñez. Crecido en la colonia Roma, hijo de una familia conservadora y de derecha. Carlos representa el típico modelo del niño mexicano de los años cuarenta. Disfrutando día a día su infancia en su escuela, comiendo tortas de nata, combatiendo contra judíos y árabes en las épicas batallas del desierto, eran llamadas así, porque el patio, donde se desarrollaban, era puro polvo. Sin árboles ni plantas, daba más la impresión de un desierto, que un patio de juegos.

En aquellos tiempos, el padre de Carlos, entra a la banca rota, debido a que su compañía de jabones, se ve afectada por la entrada al mercado de los detergentes en polvo. Este fue el principal motivo, por el cual Carlos, entra a una escuela del populacho, término coloquial.

Durante las guerras, que se presentaban a diario, la escuela era testigo de una verdadera batalla entre niños árabes y judíos, donde se mostraba el repudio entre ellos. El maestro Mondragón, siempre estuvo en contra de todo acto violento. Con su sentido moralizador, velaba por el futuro de sus alumnos, con el afán de que algún día, se convirtieran en hombres de bien. A pesar de sus innumerables intentos, las batallas en el desierto, nunca pudieron ser sofocadas.

Una ocasión, Carlos, visitó la casa de su amigo Rosales, para que este, le prestara unos apuntes. Rosales, a pesar de ser el alumno más inteligente, vivía en una vecindad; su madre era una mujer joven, pero que parecía de cincuenta; su padrastro, le había quitado su cuarto, y dormía en un petate.

Durante la inauguración, de un monumento, por parte del entonces  presidente Miguel Alemán, la clase de Carlos acude al evento, y es ahí, donde Jim, compañero de Carlos, comenta a su clase, que el señor que se encuentra al lado del presidente, es su padre. Se rumora, que su madre es la querida del señor, que no es más que un político corrupto. Carlos, se convierte en su único amigo de Jim, porque él nunca emitió ningún juicio acerca de su familia, al menos no que lo supiera Jim. En un receso, Carlos platica con Jim, y, Rosales les grita que eran putos. Carlos se abalanza sobre él a golpes, pero son detenidos por Mondragón.

Ese hecho, hace que Jim considere a Carlitos como su mejor amigo, a tal grado de invitarlo a su casa. Localizada en el tercer piso, de unos departamentos, la casa de Jim, era una puerta a lo moderno. Desde el más exiguo mueble, tenía un toque de importación; que decir de sus juguetes, traídos desde Estados Unidos.

Los platillos voladores o sándwiches, coca cola, agua mineral, Todo eso le parecía un sueño a Carlos. Pero lo que no podía apartar de su mente, era aquella imagen gloriosa de Mariana, la madre de Jim. Mujer joven y hermosa, que parecía más la hermana de Jim, que su propia madre, cautivó desde el primer momento el corazón de Carlos. Desde ese momento, el vasto universo intrínseco de nuestro protagonista, se redujo a una sola estrella llamada Mariana. Pensó en pedirle consejos a su hermano, pero no se atrevió.

Héctor, su hermano, es un fiel reflejo del estudiante de derecha. Abstraído en las mujeres y el juego, pasaba más tiempo en lío de faldas con las sirvientas, que dedicándose al estudio. Un día, Carlos no resistió más su amor por Mariana, y excusándose, en que se sentía mal, acudió a visitarla y le confesó sus sentimientos.

La madre de Jim, sintió gran ternura por Carlos, pero mencionó que ellos dos eran un amor imposible. Carlos lo comprendió y una gran tristeza invadió su rostro. Mariana se despidió de él, con un beso en las comisuras, entre la mejilla y los labios, y le pidió que nunca la olvidara.

Como Carlos, no regresaba Mondragón preguntó dónde se pudo haber metido y Jim le dijo que debió haber ido a su departamento. Al llegar, Mariana les contó lo sucedido. Lo demás fue historia: Carlos es severamente reprimido por sus padres, que lo sacan de su escuela y lo llevan con sacerdotes, psicólogos, y finalmente cae en un estado de seclusión total. Durante ese tiempo, su familia entra en una época mejor en la cual su padre fue absorbido por las empresas que lo habían dejado en bancarrota.

Héctor, hermano de Carlos quién había entrado a la cárcel tras una riña y que era el conflictivo de la familia, llegó a estudiar en Chicago; su hermana, quién había tenido un amorío con un actor fracasado y que se ahorco, se fue a Texas; y su otra hermana llegó a ser secretaria.

Un día, Carlos encuentra a Rosales; éste le cuenta a Carlos que Mariana se había suicidado tras una discusión con su amante. Carlos al no creer lo que había escuchado fue en busca de Mariana a su casa creyendo que era mentira, pero no logró encontrar ninguna información a cerca de Mariana o de Jim.

Al final de esta novela, Carlos no supo si Mariana se suicido o si aún siguió con vida; terminó sin saber nada a cerca de Jim, de Rosales o de alguien de aquella época. Tiempo después todos esos edificios en los que vivían ellos son demolidos y Carlos no tiene otra opción más que recordar todo aquello con nostalgia.

El mensaje del autor es que el amor sincero perdura en las adversidades que se presentan ante los cambios del entorno, en este caso, la transición del México tradicional, complejo, conservador,   a un país moderno, simple y superficial.

Canción “Las batallas”

 

            El grupo mexicano Café Tacuba se inspiró en la novela de Pacheco para la creación de la canción titulada “Las Batallas” de la cual me permito hacer una crítica-comparación respecto al libro.

            Cabe mencionar que no es justo ni fácil comparar dos géneros artísticos completamente diferentes en cuanto a tiempo, forma y estilo, como lo son la literatura y la música. En el caso de la canción, es comprensible que por la duración no pueda extenderse para tomar el significado de la novela por completo.

Deja de lado las condiciones políticas, sociales y económicas del sexenio Alemanista, dirige su enfoque principalmente a la escena del enamoramiento de Carlitos con Mariana, los rumores que se propagaron en el entorno social del personaje principal ante su declaración de amor y a las actitudes que tomó su familia con respecto al incidente, el cuestionamiento sobre quién, si su hermano Héctor o la misma Mariana, incitó a Carlitos a tales actos y la tacha que le pone su padre como “anormal”. 

Aunque recauda la idea principal de la novela, no logra develar el significado que tiene el amorío de Carlitos dentro del contexto del país y tampoco menciona a la influencia que tuvo el extranjerismo en la urbanización de México.

Pareciera que el tono en que es cantada la melodía remite a una especie de reclamo al protagonista, cuestionando las acciones que lo llevaron a ser catalogado como inmoral:

 

“Oye Carlos, por qué tuviste que decirle que la amabas a Mariana y Oye Carlos, por qué tuviste que salirte de la escuela esta mañana”.

 

En ambos géneros artísticos se menciona el fragmento de un bolero puertorriqueño, escrito originalmente por Pedro Flores, llamado “obsesión”: 

 

“Por alto que este el cielo en el mundo

Por hondo que es el mar profundo

No habrá una barrera en el mundo

Que mi amor profundo no rompa por ti”.

 

Estos versos parecen componer el significado que solo Carlos comprendía sobre su enamoramiento, que perduró a pesar de los conflictos a sus alrededor. De ahí la importancia que tiene para su colocación tanto en el libro como en la canción. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. 5.    BIBLIOGRAFÍA

 

Café Tacuba. Tiempo transcurrido. “Las Batallas”. Recopilación. México. 2000.

CONACULTA. Comunicado # 519. Marzo 22 de 2011. Consultado en Diciembre 07 de 2012. México. http://www.conaculta.gob.mx.

Diccionario de Biografías. Editorial La llave del Conocimiento. México. 2003

Flores, Pedro. “Obsesión”. Puerto rico. 1930-1935. Remasterización. Florida 2005.

Gutiérrez, Norma. Amor, la enfermedad incurable de José Emilio Pacheco. El informador. México. Diciembre 02 de 2009. Consultado en Diciembre 08 de 2012. Versión digital http://www.informador.com.mx.

Jiménez-Sandoval, Saúl. Mexican studies. Vol. 27. “Capitalismo, deseo y el anti-Edipo en las batallas en el desierto”. The regents of the University of California. Summer. U.S.A. 2011.

Pacheco, José Emilio. Las batallas en el desierto. México. Era editores, 1981.

Rabanal, Manuel. Lara Peinado, Federico. Comentario de textos históricos. “El comentario de textos históricos”. Ed. Cátedra. Madrid. 1997

Rabanal Alonso, Manuel Abilio. El comentario de texto en la didáctica de la historia antigua. Universidad de Alicante.

Rabanal, Manuel. Textos Compuestos y comentados de la historia moderna. Ed. Cátedra. Madrid

Sierra Campusano, Claudia. Historia 2. Ed. Esfinge. México. 2010.